jueves, mayo 23, 2024
InicioOpiniónPsiquiatría en el Siglo XXI

Psiquiatría en el Siglo XXI

Trastornos neurocognitivos (TNC)

Katiuska De Camps

Dra.decamps@gmail.com

Estos representan un deterioro en la cognición que no ha estado presente desde el nacimiento, ocurren debido a una amplia variedad de afecciones médicas o lesiones en el cerebro. Cuando se detecta una alteración que impide el desarrollo de los procesos cognitivos desde el nacimiento se le llamaría trastorno del neurodesarrollo y estos se caracterizan por un retraso o alteración en la adquisición de habilidades en una variedad de dominio del desarrollo motor, del lenguaje, de la interacción social y de la cognición (proceso mental que se utiliza en el aprendizaje, en la percepción y conciencia del entorno interno y externo del individuo que le da sentido de realidad y juicio).

Anteriormente los TNC se les conocían con el termino de “demencia”, debido que presentan al principio una disminución en la cognición sobre todo en las funciones ejecutivas, estas funciones son las que nos permiten realizar actividades mentales complejas para planificar, evaluar, organizar el comportamiento necesario para adaptarnos al entorno y para alcanzar  nuestras metas; además en el transcurso de la enfermedad también disminuyen los procesos atencionales, la memoria, las alteraciones en el lenguaje como también las habilidades visuoespaciales.

La mayoría de estos trastornos neurocognitivos (TNC) son por lo tanto degenerativos ya que los síntomas y los déficits cognitivos empeoran con el tiempo.

Estos TNC pueden deberse a las enfermedades como son: el alzhéimer, la degeneración lobular frontotemporal, la demencia con cuerpos de Lewy, la enfermedad vascular, la lesión cerebral traumática, el uso de sustancias/medicamentos, la infección por el VIH, la enfermedad priónica, la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Huntington, como también de etiologías múltiples.

Algunas de estas enfermedades pueden ser comórbidas con trastornos depresivos, de ansiedad o de personalidad. 

Los riesgos para desarrollar el TNC dependerán de la genética, el estilo de vida, el hecho de trabajar en entorno expuesto a metales como el plomo y el mercurio; ser mayor de 65 años, aunque en ocasiones se han encontrado TNC en personas menores de los 65 años, tener un trastorno vascular, ser diabético, abusar del alcohol y las drogas, como también de sufrir un trauma craneoencefálico, etc.

Después de la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad vascular es la segunda causa más común de TNC con una prevalencia de 0.98% para las edades de 71-79 años, 4.09% para individuos de 80-89 años y 6.19% para las personas de 90 años en adelante.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Sin Tapujos

Sin Tapujos

Sin Tapujos

Sin Tapujos