lunes, junio 17, 2024
InicioOpiniónJugando con la miseria

Jugando con la miseria

PUNTA CANA, RD. En la arena política contemporánea, la táctica insidiosa de explotación de la miseria y necesidades básicas de la gente sigue siendo el arma recurrente y facilona de gran parte de los aspirantes a cargos electivos. Los políticos oportunistas, lejos de ser agentes de cambio, cimentan sus campañas en operativos médicos y dádivas de dinero, ignorando por completo los problemas fundamentales que afectan a sus comunidades.

Esta estrategia, además de manipuladora, es peligrosamente deshonesta, ya que perpetúa un ciclo de dependencia y estancamiento en lugar de aludir los desafíos reales que enfrenta su comunidad. En vez de presentar propuestas sólidas y relatos centrados en cuestiones cruciales, como la educación, infraestructura, empleo y justicia social, los políticos sin propuestas optan por acciones cortoplacistas destinadas a ganar votos de manera rápida y efectiva.

Operativos médicos temporales y dádivas de dinero pueden brindar alivio momentáneo a personas necesitadas, pero no ofrecen soluciones duraderas a los problemas sistémicos que afectan a la comunidad en su conjunto. En lugar de fomentar la autosuficiencia y la prosperidad a largo plazo, estas tácticas refuerzan la dependencia del asistencialismo y prolongan el ciclo de pobreza y desigualdad. Uno de los aspectos más preocupantes de esta estrategia es su impacto en la percepción pública.

Cuando los políticos optan por explotar la miseria de la gente, reducen el debate político a simples transacciones de corto plazo, en lugar de promover diálogos sobre los problemas más apremiantes. Además, esta estrategia de apelar a la miseria también corre el riesgo de crear divisiones en la sociedad. Al enfocarse sólo en las necesidades inmediatas de ciertos grupos, esos políticos dejan de lado a segmentos de la población que también merecen atención.

Los ciudadanos merecen líderes que estén dispuestos a abordar los problemas de raíz, y a comprometerse con soluciones a largo plazo, en lugar de caer en la trampa de la demagogia populista. Aprendamos a exigir líderes comprometidos con enfoques responsables, pero sobre todo que respeten la dignidad de las personas.

Oscar Quezada
Oscar Quezada
Soy un periodista que ama escuchar y contar historias, y con eso lucho cada día. Trato de hacerlo con relatos sencillos y entendibles para todos. Estudié en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Sin Tapujos

Sin Tapujos

Sin Tapujos

Sin Tapujos