jueves, junio 20, 2024
InicioOpiniónEn buen sentido

En buen sentido


El turismo como promotor de paz y estabilidad social: el papel crucial del sindicalismo


Para República Dominicana el turismo es una de las industrias más importantes, genera empleos, ingresos, y contribuye al desarrollo económico del país. De haber pasado de 1,1776.000 llegadas en el1995 a 7.16 millones en el 2022 de turistas no residentes, y de generar alrededor de 8,000 millones de dólares a su economía. Sin embargo, su éxito y crecimiento sostenible, no solo han sido políticas y regulaciones gubernamentales, sino al esmero esfuerzo de los actores envueltos en esta actividad de impulsar la paz social, la
estabilidad laboral y la armonía a la relación empleadores y empleados, y de esa manera garantizar un flujo turístico internacional próspero y progresivo.

Ahora como país de economía de servicio circunstancia que demanda hacer ajustes, entre otros, se requirió cambiar medios y métodos para defender derechos. En este contexto, el movimiento sindical como actor social, su postura de promover la estabilidad y como defensor de los derechos de los trabajadores ha sido determinante.

Durante muchos años, la regulación del trabajo dominicano fue dispersa y los trabajadores luchaban por el reconocimiento de sus derechos. De esa manera, con la Ley 16-92, que crea el Código de Trabajo Dominicano. Esta disposición legal dio paso a una generación de sindicatos comprometidos con la estabilidad política, económica y social; nuevo tiempo nuevo recurso, táctica y estrategia para luchar.

Esta nueva generación gremial fiel a la defensa y a mejorar las condiciones del trabajador prefirieron el diálogo y el acuerdo antes que el paro, y negociar antes que pelear, condicionado por la naturaleza de la actividad turístico y como país receptivo obligó a cambiar de actitud, de mediar entre los innecesarios enfrentamientos en el sector transporte en los años 90 (taxistas frente a operadores de tours-transportistas-proveedores de excursiones), y a mejorar las condiciones de los trabajadores hoteleros: Salario, alimentos, alojamiento, transporte y seguridad laboral, etc. El aporte del sector sindical turístico ha contribuido a establecer el equilibrio oportuno entre los intereses de
los trabajadores, el gobierno y los empleadores.

Ahora la conmemoración del Día Internacional de los Trabajadores se ha convertido en un día para resaltar logros, desafíos del movimiento obrero mundial, y se aprovecha para reivindicar mejoras sociales y laborales de las clases trabajadoras, ya no hay espacio a enfrentamiento como los que se escenificaban en décadas pasadas, ahora las demandas se canalizan mediante otros recursos sin afectar las operaciones de los servicios turísticos.

En este momento las dirigencias sindicales reafirman sus compromisos con la paz social y adaptan sus reclamos en función a esa realidad. Sin comprometer la dinámica social y económico participan activamente sin poner en riesgo lo alcanzado.

El desempeño de esta nueva clase sindical ha sido importante para el progresivo desarrollo de la industria turística dominicana. En esta etapa, hay que convenir que uno de los actores sindicales significativo al sosiego en el sector turístico es Manolo Ramírez (Pupilo), como moderador oportuno en la organización y la dirección del transporte terrestre vehicular y de los empleados hoteleros ha sido conveniente, como gremialista y actor social ha utilizado su influencia para generar paz y estabilidad en el desarrollo del
turismo por más de 30 años, ha impulsado acuerdos tripartitos y ha enfrentado
formas no prudentes de reclamar demandas, más bien, como representante del
sector gremial le ha tocado incidir y liderar con moderación entre los intereses
de grupos en conflictos y los del país.

Sin Tapujos

Sin Tapujos

Sin Tapujos

Sin Tapujos