Aliada, pero no sustituta

0
230

PUNTA CANA, RD. El papel de la inteligencia artificial (IA) en el periodismo sigue generando intensos debates. Sin duda, la IA es un apoyo interesante e innovador para los medios de comunicación, porque ofrece herramientas prácticas y poderosas en la dinámica diaria de producción de contenidos noticiosos.

La IA ha demostrado ser útil en el periodismo moderno, al ayudar a procesar grandes volúmenes de datos, identificar patrones y realizar análisis predictivos. La automatización también puede ser de gran ayuda en tareas repetitivas, como verificar datos o traducir contenido en tiempo real.

Y he aquí donde precisamente la IA se convierte en una aliada formidable para el rendimiento y calidad del ejercicio periodístico, porque al delegar tareas a un sistema automatizado, los periodistas pueden centrarse en actividades más creativas y en la profundización de sus historias. Sin embargo, la IA tiene sus limitaciones. Aunque puede analizar datos y ofrecer información relevante, carece de sensibilidad e intuición, que son rasgos inherentes a la condición humana.

La IA puede ayudar a mejorar la eficiencia y la precisión, pero no puede replicar la destreza humana de conectar con las emociones y experiencias del público a través de una narrativa cautivadora. Además, la interacción con los consumidores de información es una cuestión básica. Los periodistas logran mayor y mejor comprensión de las necesidades e inquietudes de sus públicos mediante el diálogo y la retroalimentación.

Esta interacción les permite adaptar su trabajo y procurar contenido importante que conecte con sus lectores, oyentes o espectadores. El periodismo no sólo transmite información, sino que cultiva confianza y credibilidad. La empatía y la comunicación humana son fundamentales para establecer este vínculo. Otro aspecto importante en el periodismo es la ética. La toma de decisiones éticas y la responsabilidad social son cuestiones que requieren juicio humano y consideraciones más allá de la lógica algorítmica. En fin, la AI es un recurso valioso para el periodismo, pero jamás podrá reemplazar el valor de la conexión humana en la construcción de relaciones significativas con las audiencias.