sábado, mayo 18, 2024
InicioEditorial¡Culpable es el victimario!

¡Culpable es el victimario!

La revictimización es una forma de victimización secundaria, en la que una persona que ha sido objeto de un delito o trauma es expuesta repetidamente a situaciones que recrean ese evento negativo.

La más común de esta práctica reprochable, son aquellas opiniones que de manera inmisericorde se vierten sobre el ser humano que ha sido víctima de un hecho legal y moralmente condenable.

Se revictimiza cuando de forma directa o simulada a las propias víctimas se les hace sentir
culpables o avergonzadas por lo que le sucedió. También, cuando es interrogada de manera insensible y prejuiciada como parte de un proceso de investigación penal.

La revictimización puede ser especialmente perjudicial para las víctimas de violencia machista y sexual, quienes a menudo se enfrentan a la falta de comprensión y empatía de la sociedad y sus instituciones.

Este comportamiento social niega a las víctimas la oportunidad de asimilar su experiencia y recuperarse de ella. Además, la revictimización puede tener efectos duraderos y graves en la salud mental y emocional de los afectados.

Esto puede estimular problemas como trastornos de estrés postraumático, depresión, ansiedad y otras dificultades psicológicas.

Nada más cruel, injusto e irracional que suponer culpable a quien ha sido víctima de una acción criminal, en vez de cuestionar al victimario y exigir a todo pulmón que sea merecidamente castigado.

Debemos tratar a las víctimas con respeto y comprensión, y garantizarles un ambiente seguro para su recuperación. Y si es una víctima mortal, una buena forma de enaltecer su memoria es no matándola dos veces con comentarios absurdos y fustigantes.