Los padres y la presión en la competencia

0
136

Para todos son bastantes conocidos los beneficios que tiene la práctica deportiva en niños. Pero qué hay del involucramiento de los padres en las prácticas de sus hijos. Si bien cada niño es diferente, también pasa con los padres. En las academias deportivas podemos encontrar a los padres competitivos, a los ausentes, a los que solo les interesa que sus hijos se diviertan y los que son muy involucrados.

Pero cuál debería ser el rol ideal que deben tener los padres en un deporte en etapa de formación. En la literatura de la psicología deportiva se menciona el triángulo deportivo el cual demuestra de manera gráfica donde participan y se interrelacionan entrenadores, padres y jugador.

Esta interrelación no debe ser confundida en un involucramiento excesivo, por ejemplo que uno de los padres se exalte en una decisión arbitral o bien por una emoción como la euforia por la competencia intente dar instrucciones a su hijo. Como lo vemos comúnmente en el futbol donde padres en la línea del costado le gritan al hijo.

El tener definido este triángulo ayudará al cuerpo técnico a poner los lineamientos para los entrenamientos y competencias desde el inicio de la temporada. Esta etapa es para disfrutar y aprender con el deporte dejando de lado lo demás.

El apoyo de los padres en esta etapa es muy importante, ya que estudios científicos demuestran el incremento de la cooperación, promueve la comunicación y favorece la unión y convivencia de la relación familiar. A nivel individual el niño en etapa formativa aprenderá valores, la práctica deportiva como una vía saludable y aumentará su capacidad de toma de decisiones, a respetar reglas y a establecerse metas a mediano y largo plazo, todo esto con el acompañamiento del entrenador y los padres.