Fuera del aire

0
165

Haitianización sector construcción y aumento salarial

El Ministerio de Trabajo ha anunciado la pasada semana un aumento equivalente al 24% en el salario mínimo de los trabajadores de la construcción, con la intención de que un mayor número de trabajadores dominicanos se integren a dicho sector.

Una de las preocupaciones de las autoridades, en la región Oriental y en todo el país, lo es precisamente la desnacionalización de la mano de obra, pues cada vez menos dominicanos participan dejando los puestos de trabajo en mano de extranjeros, generalmente inmigrantes haitianos.

La medida, importante sin dudas, sin embargo, queda corta y se hace necesario acompañarla de otras disposiciones, considerando que la informalidad en el sector laboral de la construcción alcanza ya el 90%. Según cifras oficiales del Banco Central para el año 2019 había unas 307, 904 mil personas ocupadas de manera informal y al cierre del 2021 esta cifra se elevó a 385,835 mientras que el total de trabajadores formales en el sector apenas alcanzaba los 39,069.

Según la Asociación Dominicana de Constructores y Promotores de Viviendas (Acoprovi) este incremento obedeció a la implementación de la resolución 471-01 del Consejo Nacional de Seguridad Social que empezó a aplicar un escalamiento al salario cada vez que se registraban los trabajadores de la construcción.

Según Jorge Montalvo antes de esa resolución podían registrar a los trabajadores por los días trabajados. Un plomero trabajaba tres o cuatro días con una empresa y los días restantes con otras, hasta completar el mes y cada quien registraba al mismo empleado por los días contratados escalando los ingresos que tenía, pero ahora es insostenible con trabajadores pagando hasta el doble de lo que ganan obligándolos a emigrar a la informalidad.

El sector de la construcción es uno de los más dinámicos de la economía y varios especialistas han mostrado preocupación por el alto número de haitianos que se integran a diario, cruzando la frontera y desbordando los sistemas de salud y de la educación.

Para detener la amenaza que representa, incluso para la dominicanidad, este fenómeno que los más críticos califican de “invasión pacífica” se requiere la formalización del empleo en los sectores más presionados por la inmigración.

El aumento de los salarios anunciados, sin embargo, no es suficiente y se esperan ahora importantes reformas al Código de Trabajo y a la Ley de la Seguridad Social, conjuntamente con un régimen simplificado de tributación para facilitar la formalización permitiendo la competencia en igualdad de condiciones.