jueves, julio 18, 2024
InicioColumnistasCarolin De la RosaBitácora de una odontopediatra: la primera consulta al odontopediatra

Bitácora de una odontopediatra: la primera consulta al odontopediatra

La Academia Americana de Odontopediatría recomienda que la primera visita al odontopediatra sea cuando el bebé tiene 2 dientes contiguos o a más tardar al año de vida.

Diez puntos importantes a saber:

  1. Esta cita es importante porque guiaremos a los padres en temas de higiene oral desde edades tempranas, dieta y alimentación orientados más a la ingesta de azúcares y consistencia de los alimentos. Los músculos de la boca necesitan ejercitarse y lo hacemos mediante la masticación de diversas contexturas. 
  1. Iniciaremos la rutina de visitar al odontólogo dos veces al año, por lo que el bebé empezará a vernos como otro de sus médicos que visita periódicamente como parte de su seguimiento de crecimiento y desarrollo.
  1. Al dar seguimiento desde tan temprano podemos tener estrategias preventivas para evitar caries y las visitas periódicas serían rápidas, sencillas e indoloras.
  1. Lograremos la adaptación a la consulta desde edades tempranas, así a medida que el niño crece las visitas siguen siendo positivas para todos.
  1. Respondemos dudas e inquietudes a los padres antes de que el bebé presente algunas caries.
  1. Educamos a toda la familia, porque la manera en cómo nos cuidamos nosotros es como cuidaremos a nuestros hijos.
  1. Eliminamos mitos sobre los dientes, las causas de las caries, y la relación de las caries con ciertos medicamentos y la genética familiar.
  1. Apoyamos a las madres lactantes en bebés de más de 1 año con la información y estrategias adecuadas para combinar la lactancia y la alimentación complementaria con una correcta higiene oral.
  1. Le quitamos estrés a la rutina de higiene oral en casa con niños que se resisten al cepillado, porque educamos y damos recursos para que puedan lograrlo.
  1. Finalmente, logramos una relación positiva con el dentista, acudimos a consultas preventivas, aprendemos desde edades tiernas la importancia de cuidar nuestra cavidad oral y logramos una generación de niños de 0-5 años libre de caries.

Visita tu dentista por lo menos dos veces al año y verás como ahorras tiempo, dinero y estrés a la larga.