Suculentas o cactus: Diferencias y ventajas

0
789

VERÓN. A quién no le gusta decorar sus espacios con plantas que llenen el hogar o el trabajo de energía y hagan conectar con la naturaleza. Pero a veces no se sabe qué tipo será el correcta para el lugar. Por eso hoy hablaremos sobre diferencias entre suculentas y cactus.

Existe un tipo de planta para cada espacio y persona, pero sin duda las suculentas son adaptables a diversos lugares, ya sea interior o exterior, y no piden demasiado, solo bastará con tener algunas pocas consideraciones.

En cuanto a las plantas suculentas es necesario aclarar que su nombre proviene del latín succulentus, que significa “llena de jugo”. Esto se relaciona a su capacidad de almacenar agua en sus hojas carnosas, tallos o raíces, y transformarla justamente en un juego mucilaginoso, que les permite sobrevivir en condiciones de extrema aridez.

Este ahorro de agua en grandes proporciones y por tiempos prolongados lo logran gracias a un órgano especializado que las diferencia del resto de las plantas.

Una de las principales características de las suculentas tiene que ver justamente con este almacenamiento de líquido, que les permite sobrevivir a períodos de sequía. Es por eso, que este tipo de plantas se adapta a los climas áridos y en los que escasean las lluvias.

Además, limitan el número de ramificaciones y la longitud de las mismas en relación al tamaño de la planta para lograr adaptarse a los lugares secos. Incluso, su adaptabilidad tiene que ver con su morfología, ya que las hojas de las mismas suelen ser pequeñas, cubiertas de una epidermis gruesa, algunas veces peluda, lo que permite limitar la transpiración y se evite la pérdida de agua por las hojas.

Las suculentas, por su parte, no corresponden a ningún grupo o familia en particular, sino que se agrupan por sus características morfológicas comunes.

Los cactus, de la familia cactaceae, por su parte son plantas que pertenecen al grupo de las suculentas porque almacenan agua en sus tejidos para resistir largos períodos de sequía. Lo que las diferencia de otros tipo de suculentas son las areolas, es decir pequeños crecimientos que posee la planta como pueden ser espinas, pelos, hojas, flores o ramitas.

Por ejemplo, las espinas que son lo que más diferencia la gente en los cactus sirven para limitar la transpiración de la planta y a la vez protegerla del sol y funciona como un aislante del calor.

Asimismo, la recubren y evitan que depredadores puedan comérselas, por lo que colonizan zonas rápidamente.

Algunos cactus incluso poseen gloquidios, es decir pequeñas espinas con púas, muy delgadas, que se adhieren muy fácilmente a la piel. También existen cactus con flores, que logran deslumbrar a quienes los poseen.

Las suculentas y los cactus, por su característica de almacenamiento de agua, son relacionados con la energía de la abundancia: así como acumulan líquidos, las personas que las posean podrán hacerlo con otras cosas.

Bioguia