martes, mayo 28, 2024
InicioVariedadesResponsabilidad sexual: capacidad de cuidarse a sí mismo

Responsabilidad sexual: capacidad de cuidarse a sí mismo

EL SEIBO. Hoy en día la práctica sexual irresponsable es uno de los temas de los cuales no se trata mucho. Por tal motivo hemos conversado con la psicóloga Loly Hernández, quién nos arrojó un poco de luz sobre este asunto. En una práctica sexual responsable, las personas involucradas en el acto coital toman en consideración las repercusiones de ese acto, como son los embarazos no deseados, sufrir alguna enfermedad o infección de transmisión sexual, entre otras. Para comenzar explicaremos que es la sexualidad responsable, según la psicóloga Hernández, se define como: “La capacidad que tiene el individuo de cuidarse a sí mismo y al otro, además conocer y aceptar las consecuencias que se derivan de todo acto íntimo realizado de forma libre y consciente.”

Ahora bien, de acuerdo a nuestra experta, la práctica de este tiene una gran importancia en la vida de las personas, ya que le brinda una seguridad a quienes la practican, además de sentirse seguros de que no tendrán desaciertas que pudieran dar un giro a sus vidas. “Te permite tener seguridad, planificar la vida que quieres en el futuro, paternidad, hijos deseados que merecen crecer en un entorno sano”, explicó la psicóloga Hernández.

Por otro lado, nuestra entrevistada considera que para poder desarrollar una vida sexual activa y responsable, las personas no pueden dejarse llevar por las famosas presiones de grupo, además, para esto es necesario que se utilicen los medios anticonceptivos necesarios. “No tomar decisiones por presiones externas, aprender a tomar decisiones dentro de cada etapa que la vida nos permite vivir. Si decides iniciar una relación sexual en pareja usa métodos anticonceptivos hasta estar seguro de iniciar la vida de padres, y no menos importante, establecer vínculos de confianza entre ambos como pareja”, explica.

En cuanto a la práctica de esta actividad en la adolescencia, se recomienda abstenerse de la misma, debido a que en esta etapa el cuerpo desarrollo cambios hormonales, además se requiere cierta madurez que quizás el adolescente no tenga para iniciar una vida sexual activa. “Lo recomendable es no tener actividad sexual cuando se es un adolescente, por todos los cambios físicos y emocionales que se atraviesa en esa etapa de crecimiento, se debe esperar tener madurez para iniciar una sexualidad más saludable. Lamentablemente la realidad para muchos, es otra y toman la decisión de sostener intimidad a edades muy tempranas viviendo las consecuencias a lo largo de sus vidas”, explica Hernández.