jueves, mayo 23, 2024
InicioVariedadesAna y Tomás: así fue como supo que tenia...

Ana y Tomás: así fue como supo que tenia una relación tóxica

PUNTA CANA, RD. Ana se enamoró perdidamente de Tomás desde el primer momento. Era atento, detallista y la llenaba de cumplidos. Sentía que estaba experimentando algo extraordinario.

Nunca se imaginó que toda su vivencia idílica se transformaría en una relación tóxica. Con el tiempo, Tomás se volvió posesivo y celoso, controlando cada aspecto de la vida de Ana. La aislaba de sus amigos y familiares, criticando constantemente sus decisiones y haciéndola sentir culpable por todo.

Ella, todavía convencida de que se trataba de una transición en la relación, intentaba justificar las actitudes de Tomás. Como muchas mujeres, suponía que esta era la manera de demostrarle amor y protección.

Pero las cosas no mejoraron. Las manipulaciones y humillaciones se convirtieron en una constante en su relación. Ana se sentía cada vez más insegura y deprimida, perdiendo la autoestima y la confianza en sí misma. Un día, finalmente, Ana abrió los ojos. Se dio cuenta de que la relación con Tomás la estaba destruyendo.

Estaba en un círculo vicioso en que ella también alimentaba, porque algunas de sus experiencias amorosas previas y su tendencia a la dependencia emocional eran claves frecuentes por las cuales atraía relaciones tóxicas. Había llegado la hora de afrontar que había que hacer una autoevaluación profunda, entender por qué le ocurrió esto y sobre todo analizar si era posible identificar algunas señales que su mente le dio para advertirle que estaba ante una relación dañina.

El hecho es que sí. La mente sí nos arroja algunas advertencias -muy sutiles- a las que debemos prestar atención. Suzanne Degges-White, profesora de la Universidad del Norte de Illinois, señaló en una entrevista con Business Insider, que cuando estamos satisfechos, felices en una relación tenemos sentimientos de gratitud y entusiasmo. Mientras que cuando estamos en una relación que no es la adecuada, nuestra mente arroja sensaciones muy diferentes y que, muchas veces, ni advertimos que están asociadas a nuestra vida amorosa.