jueves, julio 18, 2024
InicioSin categoríaComilonas de Navidad: así puedes evitar los problemas digestivos

Comilonas de Navidad: así puedes evitar los problemas digestivos

EFE. Es un clásico, llega la Navidad y comemos y bebemos más de lo que puede soportar nuestro estómago, porque es imposible sustraerse a las reuniones con amigos, cenas de empresa y finalmente a las celebraciones familiares. Algunas reglas nos ayudarán a evitar la acidez, el reflujo, los gases, la indigestión…y otros problemas asociados a tanta comilona

Según datos que manejan los profesionales de DosFarma, la farmacia online española líder del mercado, siete de cada diez españoles sufren algún problema gastrointestinal durante las celebraciones navideñas.

A esto hay que sumar que de media se engordan unos tres kilos en estas fechas.

Pero vayamos primero con los problemas digestivos y la explicación de por qué suceden

Navidad: problemas digestivos

1. Acidez y ardor.-  Suelen ir de la mano, pues se producen por el mismo motivo: un exceso de ácido en el estómago. Después de una comida copiosa, el estómago trabaja más de lo habitual y llega a producir demasiado ácido.

La acidez son las molestias que ese exceso causa en la parte alta del abdomen. Es habitual que el dolor se acentúe al agacharse o recostarse.

Además, y según la misma fuente, es posible que los ácidos lleguen hasta el esófago.

Este órgano cuenta con una válvula (llamada cardias) que se cierra para evitar que los jugos del estómago lleguen a la garganta; sin embargo, en algunas ocasiones, esa válvula no cierra adecuadamente (por ejemplo, si hay un exceso de ácido tras una digestión pesada).

Cuando los ácidos llegan a la garganta, notamos esa sensación de quemazón, tanto en la garganta como en el pecho, que es lo que se denomina ardor. Estas molestias son más habituales entre personas con sobrepeso y embarazadas.

2. Reflujo.- Otro problema muy ligado a la acidez y el ardor. Después de una comida abundante, es posible tener un sabor agrio en la boca, sensación similar a como si la comida volviese desde el estómago.

Esta molestia, junto con la acidez y el ardor, suele ser algo puntual. Sin embargo, si se convierte en frecuente (dos veces por semana o más), es conveniente visitar al médico.

Por ejemplo, la enfermedad por reflujo gastroesofágico causa acidez y otras molestias, por lo que estos síntomas pueden ser un primer aviso si se vuelven habituales.

3. Gases.- Durante las comidas de Navidad hablamos mientras comemos y bebemos; eso implica tragar mucho aire. Ese exceso de aire se acumula en el esófago y tiene que salir a través de los eructos.

La acidez también puede provocar la necesidad de eructar con frecuencia. Por su parte, las flatulencias son comunes cuando se toman ciertos alimentos, como judías, repollo o bebidas gaseosas.

4. Náuseas.- En ocasiones, el escape de los ácidos del estómago hacia el esófago puede producir ganas de vomitar. Hay otros motivos por los que aparecen, como una intoxicación alimentaria, una alergia o intolerancia a algún ingrediente.

5. Indigestión.- Es una molestia en la parte superior del abdomen acompañada de la sensación constante de tener el estómago lleno, incluso aunque no hayamos comido demasiado. La indigestión también suele acompañarse de acidez y náuseas.

6. Hipo.- Son contracciones involuntarias del diafragma, un músculo situado en el abdomen. Tragar demasiado aire, tomar alcohol o bebidas gaseosas o comer mucho son algunos de los factores que lo producen.

7. Intoxicaciones.- El consumo de alimentos en mal estado, crudos o poco cocinados son las causas principales de las intoxicaciones alimenticias en las Navidades.

Mariscos, pescados crudos y carnes poco cocinadas son las comidas más afectadas por virus, bacterias y parásitos, por lo que siempre es muy recomendable que seamos nosotros los que cocinemos o cozamos los mariscos, congelemos los pescados y nos aseguremos de que las carnes están bien hechas.

Además, siempre hay que guardar la comida que compremos en la nevera y tener mucho cuidado con las mayonesas caseras, limpiando los huevos antes de utilizarlos y desechando la que no hayamos consumido de un día para otro si ha estado mucho tiempo fuera de la nevera. ¡Mejor preparar otra!

8. Empachos.- Los empachos son uno de los problemas digestivos más habituales en Navidad, ya que solemos comer más de lo que nuestro estómago puede procesar en condiciones normales.

Lo suelen provocar, además, los alimentos con mucha grasa, las carnes, frituras, dulces, el alcohol y las bebidas gaseosas, que no suelen faltar en las mesas durante estos días.

Los síntomas van desde dolor estomacal, acidez, gases, estreñimiento, diarrea, vientre hinchado, falta de apetito e incluso vómitos.

9. Diarrea.- Se trata de otro síntoma típico de las Navidades, normalmente es debido a las intoxicaciones alimentarias y a los cambios bruscos en la alimentación.

Deberemos reponer líquidos y sales minerales bebiendo agua y zumos y recurrir a los medicamentos antidiarreicos que nos recete nuestro médico.

Todos estos problemas digestivos son bastante habituales en este tipo de eventos. Suelen ser leves, pero muy molestos.

Para evitarlos y disfrutar de unas deliciosas fiestas, los expertos de DosFarma han recopilado algunos consejos sencillos para prevenir estos problemas y poder saborear cada plato de estas navidades.

Consejos para los problemas digestivos

Comer lento y masticar bien


Uno de los principales motivos por los que aparecen molestias digestivas es por comer muy rápido. Una buena digestión comienza en la boca, donde la saliva se mezcla con los alimentos.

La saliva contiene una enzima llamada amilasa, que es la encargada de comenzar con la descomposición de los alimentos; si no masticamos el tiempo suficiente, el estómago tendrá que esforzarse más para suplir el trabajo que no ha podido hacer la saliva.

Eso implica que producirá más ácido, por lo que aumenta el riesgo de acidez y ardor.

Por otro lado, al comer despacio, siendo conscientes de masticar bien, nos damos cuenta de qué estamos comiendo y cuánto.

Disminuir la cantidad de comida en el plato


Es preferible repetir a llenarnos el plato y comerlo todo, tenemos que pensar en todo lo que nos queda por delante y no comer con los ojos.

Evitar hablar mientras comemos


Es un consejo difícil de seguir en estas fiestas, ya que la conversación es parte indivisible de una celebración. Sin embargo, es importante para evitar tragar más aire del necesario en cada bocado.

Por el mismo motivo también debe evitarse fumar durante las comidas.

No cenar muy tarde


Conforme se acerca la noche, las hormonas que se encargan de digerir los azúcares y los hidratos de carbono disminuyen.

Eso implica que, si hacemos una gran cena muy tarde, el organismo tendrá más dificultades para digerirla, lo que puede desembocar en gases o indigestión.

Evitar ciertos alimentos


Algunos alimentos pueden provocar acidez, como el picante, la cebolla, los cítricos, el tomate, el alcohol, las bebidas con cafeína o gaseosas o las comidas fritas o con mucha grasa.

No significa que no se deban tomar, pero sí debe hacerse con mesura. Igualmente, para evitar las flatulencias es recomendable no abusar de los alimentos anteriormente comentados.

No tomar alimentos muy calientes


Ya que pueden irritar las paredes del estómago, es mejor esperar un poco a que se templen.

Vestir ropa holgada


La ropa ajustada y los cinturones apretados presionan la zona abdominal y pueden empeorar los problemas del estómago.