viernes, mayo 24, 2024
InicioOpiniónTomo la palabra

Para Rosario Espinal, con cariño 1/2

Danilo Cruz Pichardo

danilocruzpichardo@gmail.com

Antes de escribir este artículo lo pensé muy bien, por tratarse de una respuesta a una dama, en un país en el cual al hombre se le percibe como victimario por el simple hecho de disentir de algún enfoque externado por una fémina. Sin embargo, el nivel intelectual de Rosario no es para albergar tabúes. Además, todos, sin distinción de sexo, raza, credo, etc., somos iguales conforme al Art. 39 de la Constitución de la República.

Hace apenas días alguien compartió un artículo, en un grupo de WhatsApp, de la reputada politóloga, publicado en un diario matutino en fecha 1ro de febrero del presente año, intitulado “Lo que ayudó al PLD ayuda ahora al PRM”. Respeto mucho las consideraciones vertidas en ese texto por Espinal, pero en más de un 90% las desapruebo.

Y es que no se puede resaltar como un logro de la presente administración la supuesta estabilidad macroeconómica. El aporte del turismo, las remesas y zonas francas, tres componentes importantes de nuestra economía, no son nuevos. Y al controlarse la pandemia el producto interno bruto ha crecido nuevamente, porque todo el aparato productivo se dinamizó, pero también la deuda externa este Gobierno la ha disparado a niveles alarmantes, en apenas dos años y medio.

El cúmulo de empréstitos apenas ha servido para estabilizar la tasa de cambio, no así la de interés bancario ni la espiral inflacionaria que padecemos todos, sobre manera en los productos de la canasta familiar, lo que reduce el poder adquisitivo de la población.

¿De dónde saca la señorita Espinal el dato de que la gente no expresa disgusto con el costo de la vida? ¿Qué firma encuestadora revela tal hallazgo? ¿Esa dama suele hacer sondeo entre consumidores de los supermercados? El mayor problema de los dominicanos, después de la inseguridad ciudadana, es la inflación, desplazando del segundo lugar a la corrupción y la impunidad.

En un país con tanta desigualdad social no se puede hablar de estabilidad de ningún tipo. El desempleo en la juventud dominicana asciende a un 29%, el más elevado de los países del continente, la educación ha sido un fracaso, como fracasa también la salud, a tal extremo que el servicio 911 está en el suelo y las farmacias populares están desabastecidas.

Es un exceso de subjetividad señalar que esa cacareada estabilidad obedece a que Luis Abinader dejó en la Gobernación del Banco Central a Héctor Valdez Albizu, así como a la designación de un alto número de empresarios en posiciones públicas relevantes. Si Valdez Albizu es el único que garantiza estabilidad, tenemos que prepararnos para cerrar el país cuando él no esté físicamente. Y si los empresarios son los únicos que saben gobernar y garantizar bienestar,  entonces las elecciones del año que viene son innecesarias, lo aconsejable sería convocar al CONEP y entregarle el país.

La reputada académica tiene razón cuando dice que la oposición está dividida. Es cierto. Pero ¿Cómo se le ocurre decir que el PRM está unificado? En estos momentos no están unidos siquiera Luis Abinader e Hipólito Mejía, pues Raquel Arbaje se destapó públicamente dando su apoyo a Raquel Peña para la reelección vicepresidencial. Se colige que la primera dama habló con la anuencia del jefe de Estado, provocando la reacción inmediata del presidente Mejía, al decir: “Luis está arriba, pero hay segunda vuelta”.

Sin Tapujos

Sin Tapujos

Sin Tapujos

Sin Tapujos