SIN TAPUJOS

0
211

Dar paso a las ambulancias

En la sociedad dominicana, el irrespeto a las ambulancias en situaciones de emergencia es un claro reflejo de la falta de conciencia cívica en las carreteras.

En lugar de priorizar la vida y la urgencia médica, muchos conductores eligen una actitud egoísta y desconsiderada.

El sonido estridente de una sirena de ambulancia debería ser un llamado a la solidaridad, pero en nuestro país, con marcada frecuencia, los conductores aprovechan para avanzar más rápido detrás de esos vehículos.

Contrario a países donde la circulación de las ambulancias es un espectáculo de civismo, con decenas de vehículos alineados a un lado de la carretera, en República Dominicana la situación es alarmante. Al ignorar esta obligación, los conductores insensatos ponen en riesgo la vida de quienes necesitan atención médica urgente.

Este desprecio a las normas básicas de convivencia vial evidencia la necesidad de una educación más profunda de los valores cívicos. Es importante educar a la gente sobre ceder el paso a las ambulancias, no sólo como una obligación legal, sino como un acto humano que puede salvar vidas.

Las autoridades pertinentes deben tomar medidas efectivas para abordar esta problemática. Esto podría incluir campañas que destaquen la importancia de ceder el paso a vehículos de emergencia, así como la imposición de sanciones para aquellos que obstruyan su marcha.

El cambio real, sin embargo, vendrá de la mano de una transformación cultural en la mentalidad de los conductores. El respeto a las ambulancias es un acto de humanismo que debería estar arraigado en el comportamiento de cada ciudadano.

Una vida en condiciones médicamente críticas se pierde en segundos. De nosotros depende salvarlas. Sólo debemos arrimarnos a un lado para que las ambulancias agilicen su marcha rumbo al hospital.