Hablemos de fitness

0
67

Ciclo menstrual y ejercicios de fuerza 

Mónica Aybar 

Si eres mujer y ya iniciaste el gimnasio o la práctica de algún deporte, seguro te ha pasado que en tus días suspendes tus entrenamientos debido a los síntomas del ciclo menstrual.  

Y esto está bien en parte, porque si tienes dolor y falta de energía, puede que no rindas mucho en tus rutinas. Pero si no te duele nada, ¡claro que sí puedes entrenar teniendo tu regla! Para ello tienes que entender cómo funciona tu ciclo y cómo entrenar tomando en cuenta los cambios que nos provoca. 

El ciclo menstrual puede afectar el rendimiento en los ejercicios de fuerza debido a los cambios hormonales que ocurren en el cuerpo de la mujer. Durante la fase folicular, que ocurre en los primeros días del ciclo menstrual, los niveles de estrógeno y testosterona en el cuerpo son bajos, lo que puede causar fatiga y disminución en la fuerza muscular. 

Durante la fase ovulatoria, que ocurre alrededor del día 14 del ciclo, los niveles de estrógeno y testosterona aumentan, lo que puede aumentar la energía y la fuerza durante los ejercicios de fuerza. 

Durante la fase lútea, que ocurre en la segunda mitad del ciclo menstrual, los niveles de estrógeno y testosterona disminuyen de nuevo, lo que puede disminuir la energía y la fuerza muscular. 

Por lo tanto, es importante tener en cuenta el ciclo menstrual al planificar un programa de entrenamiento de fuerza y adaptar la intensidad y el volumen de entrenamiento según las fases del ciclo menstrual. Además, es importante escuchar el cuerpo y no forzarse demasiado durante las fases en las que se siente fatigada. 

Algo que también te ayudará a no faltar los días de tu periodo, es sentirte cómoda y segura. Actualmente existen productos que llegaron al mercado con esa misión. Tampones, copas y discos menstruales, etc. Intenta cambiarte a uno de esos métodos y adopta uno con el que te sientas súper tranquila. Y verás que no querrás saltarte esos días nunca más.