jueves, junio 20, 2024
InicioEditorialNuevo gobierno, el mismo escenario

Nuevo gobierno, el mismo escenario

Cuando cerrábamos la presente edición de este semanario, la Junta Central Electoral (JCE) aún no había oficializado ganador a ninguno de los candidatos que participaron en el proceso electoral celebrado en el día de ayer.

Las expectativas, sin embargo, apuntaban en diferentes direcciones. Unos apostaban a que la jornada pasara en una primera vuelta, mientras que otros entendían que el ganador se definiría en una segunda vuelta electoral.   

Pero lo cierto es que al margen de los resultados finales, los próximos tomadores de decisiones tienen por delante grandes desafíos, en un contexto que pondrá a prueba su capacidad para dirigir y pensar políticas públicas direccionadas en beneficio de la mayoría.

República Dominicana sufre la embestida brutal de una pandemia que no da señales de retroceder. Cientos de muertos y miles de contagiados se cuentan por los cuatro costados de esta media isla, con hospitales que apenas dan abasto para atender el creciente número de pacientes afectados por el coronavirus covid-19.

Y aunque ya el Gobierno puso fin al estado de excepción que se mantuvo vigente durante unos tres meses, todavía queda un largo trecho por recorrer en la batalla para contener los avances de esta enfermedad. 

Las actividades productivas han iniciado tímidamente, intentando adaptarse a una nueva realidad que nos impone esta dolencia, para la cual el mundo aún no conoce cura definitiva.

En nuestro país, más de un millón de personas han sido afectadas en sus empleos, porque las empresas paralizaron sus operaciones y se acogieron a los programas de asistencia económica dispuestos por el Poder Ejecutivo.

Así estamos: los ingresos fiscales contraídos a su mínima expresión, exportaciones e inversiones extranjeras paralizadas hasta nuevo aviso, y una industria turística sujeta a lo que dicte el escenario internacional, donde naciones poderosas tampoco saben cómo lidiar con los ataques del covid-19.

Con esto y mucho más tendrán que involucrarse el nuevo presidente de la República, senadores y diputados recién electos.

El momento no es para perder tiempo echando culpas y en debates bizantinos. Es hora de trabajar duro para afrontar las vicisitudes actuales y prepararnos para los acontecimientos que nos sugiere el futuro.