Entradas dignas para los pueblos del Este

0
266

Cuando un visitante llega a una ciudad debe sentir una calurosa bienvenida. Esto se logra con una correcta representación artística y cultural de lo que es esa localidad en cuestión. 

Resulta que los pueblos del Este adolecen de esas características que, fácilmente se pueden hallar en otras provincias del país. Por ejemplo, hasta hace poco San Pedro de Macorís contaba con una de las entradas más desoladas de todas. Pese a ser la Sultana del Este, no tenía nada que indicara que se había llegado a la tierra de los ingenios, la caña de azúcar y los peloteros. Ahora los ministerios de Obras Públicas y el de Turismo trabajan en adecentar esta situación. 

Así también resulta ser en La Romana, pues allí las locomotoras y los paisajes hermosos no se ven representados a la llegada a tan importante territorio. El acceso a la Flor del Este todavía deja mucho que desear. 

La Altagracia no es la excepción, pues cuenta con una serie de elementos culturales que no son aprovechados para dar la bienvenida a sus visitantes. Aquí la creatividad brilla por su ausencia. Uno de los casos más relevantes se da en el distrito municipal de Verón-Punta Cana, una zona meramente turística y reconocida a nivel mundial como tal. 

Verón-Punta Cana al igual que muchos otros lugares del Este, no tiene un letrero parador representativo de sus atractivos turísticos que inviten a sus visitantes a detenerse y tomarse una foto del recuerdo. 

El recorrido continúa hacia El Seibo, una localidad marcada por monumentos históricos importantes, y la insignia de ser una de las primeras provincias del país, pero esto no se ve reflejado a la llegada de los foráneos. 

De igual forma sucede con Hato Mayor, la capital del cítrico, un espacio ecoturístico enmarcado por hermosos paisajes que deberían darse a conocer. Los ministerios de Cultura, Turismo y Obras Públicas necesitan aunar esfuerzos para adecentar las entradas a los pueblos del Este.