sábado, junio 15, 2024

Editorial

El río Masacre, que actúa como línea divisoria natural entre República Dominicana y Haití, se ha convertido en el epicentro de un enfrentamiento que amenaza con agudizar las tensiones preexistentes entre ambas naciones.

No todo está claro detrás del canal de riego que se construye en la frontera con Haití. Entre las numerosas versiones que circulan, una de las más intrigantes es que esa obra es impulsada por poderosos empresarios y políticos haitianos con profundos vínculos con el gobierno.

Las autoridades haitianas niegan cualquier participación en el proyecto, lo que añade más confusión a esta ecuación. Es esencial recordar que las relaciones entre República Dominicana y Haití han sido históricamente complejas, marcadas por conflictos territoriales, problemas migratorios y tensiones fronterizas.

En este contexto, cualquier acción que pueda aumentar las hostilidades y desencadenar una crisis en la frontera debe ser abordada con extrema cautela y responsabilidad. Instamos a las partes involucradas, así como a la comunidad internacional, a buscar una solución diplomática a este conflicto. Además, es necesario realizar una investigación transparente para determinar la verdadera naturaleza de este proyecto.

Los intereses nacionales deben ser protegidos en cualquier circunstancia, pero sin perder de vista que la mejor vía para encarar conflictos es el mecanismo del diálogo racional y constructivo. La seguridad nacional es una cuestión fundamental para cualquier Estado, pero jamás puede ser excusa perfecta para atizar hostilidades. La estabilidad de República Dominicana y Haití debe estar por encima de voces agitadoras cuyo objetivo macabro es incitar al odio y la violencia.