martes, mayo 28, 2024
InicioColumnistasAlgo más que palabras: Hábitos saludables para un cuerpo...

Algo más que palabras: Hábitos saludables para un cuerpo enfermo

Algo más que palabras: Hábitos saludables para un cuerpo enfermo

Víctor Corcoba Herrero | corcoba@telefonica.net
Aplaudo la labor de esas gentes que utilizan las redes sociales para concienciar a sus análogos de ese espíritu de cercanía responsable, haciendo un llamamiento a la población para que se mantengan en casa, concibiendo familia, aportando ideas de cocina, manualidades, cursos, lecturas o cualquier otra ingeniosa idea, pues aparte de evitar la propagación del coronavirus que tanto nos está afectando a toda la humanidad, también están contribuyendo a una cohesión esperanzadora que verdaderamente nos transforma, como en su tiempo el deseo de seguir a Jesús, hizo espigar la admiración de esa multitud de seguidores. Era tan clara su autoridad, que la muchedumbre gozaba con esto, sabía distinguir. Dejaba sin pregón a los cuentistas que sembraban falsedades en sus diálogos o hacían trampas con sus acciones. Junto a Ã?l, su palabra se hacía vida, agitaba cuerpos, pero reposaban las mentes. Precisamente, si ahondamos un poco más en esta visión bíblica, el evangelista Lucas señala cuatro grandes grupos que son destinatarios preferenciales de la unción del Señor: los pobres, los prisioneros de guerra, los ciegos y los oprimidos. Prosiguiendo con esta dinámica actual, podríamos nombrar este hecho como de â??acción preferente inclusivaâ?, que hoy podemos extender a esas últimas campañas de la Organización Mundial de la Salud, entregadas a fomentar que la sanidad llegue a todos los rincones del planeta, posibilitando que los seres humanos, sin distinción alguna, puedan tener la atención sanitaria debida, al menos cuando la necesiten en el seno de su comunidad, que no tengan que desplazarse largas distancias para obtenerla y que sea asequible para las familias. En el año 1948, la Asamblea Mundial de la Salud proclamó el 7 de abril como fecha para conmemorar la fundación de su patronato y, sobre todo, con el empeño de crear conciencia sobre las enfermedades mortales planetarias, creando hábitos sanos en las personas, y así poder ser los primeros en auxilio y donación, como esas manos compasivas del Buen Samaritano, siempre dispuestas a compadecerse de los demás. Tengamos en cuenta, que la salud es el verso que da belleza a toda la poética de la vida, lo que nos exige estar siempre en alerta y en forma, despertar con el romper del alba y ser persona responsable.]]>