domingo, mayo 19, 2024
InicioVariedades¿Hacemos lo suficiente para prevenir la deshidratación en niños...

¿Hacemos lo suficiente para prevenir la deshidratación en niños y adolescentes?

HIGÜEY. La deshidratación es una condición en la que el cuerpo no tiene la cantidad necesaria de agua y líquidos. Puede clasificarse en leve, moderada o grave, dependiendo de la cantidad de líquido que se haya perdido o no se haya repuesto. La deshidratación grave es una emergencia médica que puede poner en peligro la vida del paciente. Los síntomas de la deshidratación incluyen sed, boca seca o pegajosa, disminución en la frecuencia urinaria, orina de color amarillo oscuro, piel seca y fría, dolor de cabeza y calambres musculares.

En casos de deshidratación grave, los síntomas pueden incluir falta de deseo de orinar o orina muy oscura, piel seca y arrugada, irritabilidad, confusión, mareos, aturdimiento, latidos cardíacos rápidos, respiración rápida, ojos hundidos y apatía. Sin tratamiento médico, la deshidratación grave puede llevar a la muerte, daño cerebral permanente y convulsiones.

RAZONES

Las causas de la deshidratación pueden incluir sudoración excesiva debido al ejercicio en clima cálido, fiebre, vómitos, diarrea, orinar en exceso, diabetes no controlada o el uso de ciertos medicamentos como diuréticos. Los adultos mayores y personas con ciertas enfermedades, como la diabetes, tienen un mayor riesgo de deshidratación. La prevención es fundamental y se logra consumiendo suficientes líquidos y alimentos con alto contenido de agua, como frutas y verduras.

Un estudio de la Universidad Católica Argentina reveló que aproximadamente el 80% de los niños consumen agua ocasionalmente, mientras que estudios en República Dominicana muestran estadísticas elevadas de deshidratación en niños de 5 a 17 años. El Centro de Estudios Sobre Nutrición Infantil informa que solo el 21% de los líquidos consumidos es agua, mientras que el 50% son bebidas azucaradas y un 29% son bebidas saborizadas con edulcorantes. Es esencial corregir estos patrones y fomentar un consumo adecuado de agua para prevenir la deshidratación y sus consecuencias.