sábado, junio 15, 2024
InicioVariedadesConvierten edificios vacíos en granjas verticales

Convierten edificios vacíos en granjas verticales

PUNTA CANA, RD. Arlington, Virginia, es como una puerta de entrada a la ciudad de Washington D.C. Parte de la línea de metro, pero al otro lado del Potomac, es un área concurrida y no es el tipo de lugar en el que esperaría poder obtener productos frescos de granja en minutos. Sin embargo, están aprovechando edificios vacíos para crear granjas verticales.

Area2Farms está cultivando verduras, hierbas y tubérculos en granjas verticales gracias a la escasez de inquilinos de oficinas tradicionales. Dado que el espacio de oficinas de gran altura permanece vacante incluso después del final de la pandemia, los propietarios están abiertos a ideas.

Jackie Potter y Tyler Baras propusieron la idea de granjas verticales bajo techo y obviamente fue buena porque Area2Farms ya está bien establecida en el área de Arlington. Ahora ofrecen entrega de verduras frescas por suscripción a otros habitantes de la ciudad a partir de 40 dólares a la semana.

Utilizan un sofisticado sistema de cinta transportadora llamado Silo para reducir las horas más laboriosas de la agricultura en interiores. No es un sistema hidropónico: hay tierra dentro de Area2Farms, lo que significa que pueden cultivar tubérculos como patatas, zanahorias y rábanos.

Cuando se ejecuta correctamente, la agricultura vertical puede producir tanto como la agricultura tradicional pero con mucho menos espacio y sin preocuparse por el clima o las plagas. Obviamente, también se puede hacer en el centro de una ciudad, donde la tierra es un bien escaso.

El 20% del espacio de oficinas en los Estados Unidos está desocupado, y para 2030, aproximadamente 300 millones de metros cuadrados en las ciudades del país simplemente estarán obsoletos debido a las empresas que no pudieron salir del cierre voluntario o impuesto por el gobierno de sus negocios durante COVID, junto con el hecho de que muchas personas están más contentas trabajando de forma remota.

«Las ciudades están cambiando todos los días», dice Potter. “También hay una gran oportunidad económica. Nuestras fincas crean nuevos empleos verdes, embellecen los espacios y brindan alimentos frescos a las comunidades locales. Eso es algo realmente precioso”.