Conoce los factores que causan las
adicciones y sus consecuencias mentales

0
197

Ailin Brazon

PUNTA CANA. Es ampliamente conocido que cualquier tipo de adicción modifica el funcionamiento del cuerpo y la mente, lo que puede verse reflejado en enfermedades o trastornos que deterioran cada vez más la vitalidad del principal afectado, pero también de su entorno o seres queridos.

Rosanna Gerónimo, neuropsicóloga clínica y educativa, indica que lo primero que debe aclararse es que al hablar de adicciones “puede haber muchos tipos, a (sustancias) químicas y a efectos físicos; las químicas que son a drogas y fármacos generalmente las
personas cuando caen en ese tipo de vicios es como buscando un recurso para ciertos conflictos interiores sin resolver que la persona pueda tener”.

En cuanto a las causas, Gerónimo explica que “la mayoría de los jóvenes que caen en vicios es porque vienen arrastrando un pasado, una experiencia posiblemente de abandono, conflictos familiares, una serie de traumas físicos o sexuales que crean tal
vacío en el adolescente que ve como recurso para escapar de su realidad, consumir fármacos”.

Puntualiza que es “muy difícil que un adulto pueda caer en vicios, porque el adulto ya cuando consume una sustancia, puede discriminar si quiere seguir usándola o si no quiere, tiene suficiente madurez, pero un adolescente que arrastra condiciones emocionales difíciles realmente puede quedar atrapado y convertirse en un adicto cuando pruebe sustancias”.

Al indagar en las consecuencias refiere que “las adicciones pueden generar trastornos mentales, porque cuando el cerebro es invadido por sustancias, crean una distorsión en el
buen funcionamiento”.

Gerónimo dice que las drogas químicas está comprobado que destruyen neuronas y neurotransmisores que son realmente esenciales para que la persona tenga salud mental.

Expone que as drogas como la metanfetamina, por ejemplo, lo que hacen es que activan neurotransmisores que tienen que ver con dopamina y otras sustancias, entonces las hormonas naturales se van destruyendo, dando lugar a los químicos.

“Esto provoca un deterioro mental significativo, quiere decir que quien está en vicios prolongado de drogas químicas es muy propenso a tener trastornos mentales”, detalla.

EL ROL DE LA FAMILIA

Gerónimo explicó que “en terapia, cuando vamos a intervenir a una persona con adicción, tenemos que intervenir toda la familia, todo su entorno, sus mejores amigos; porque el adicto tiene mucha implicación en los demás”.

Manifiesta que los adictos a las drogas químicas, principalmente, son personas que se convierten en narcisista, se adora solamente así mismo y por ende eso quiere decir
que no toma en cuenta el daño que pueda ocasionarle a la familia.

Refiere que los adictos a las drogas roban, mienten, destruyen todo lo que está a su paso y provocan daño a la familia, hijos, hermanos, padres.

Detalla que todas las personas que tienen un contacto muy íntimo con un adicto son afectadas emocional, económicamente y hasta físicamente en caso de violencia.

Al ser cuestionada en referencia a cómo pueden contribuir a la recuperación de un adicto las personas cercanas, agregó que “es un trabajo en conjunto, cuando una persona adicta
está en tratamiento tiene que involucrarse la familia, definitivamente, porque la familia ya trae un daño, la familia tiene que aprender a perdonar, a dar apoyo al adicto”.

Dice que normalmente cuando la familia se cansa de ser maltratada por un adicto lo abandona, entonces cuando este entra en tratamiento, la familia tiene que hacer una red de apoyo, familia y amigos, que por lo general no le quedan muchos amigos, pero cualquier persona que esté involucrada emocionalmente con esa persona debe darle apoyo y debe procurar que tenga comunicación, debe entender las razones y cuando una persona que está en recuperación se siente apoyada es más rápida y efectiva.