Un año pasa volando

0
14

Muchos aducen que el tiempo pasa volando. Otros añaden “solo cuando te diviertes”. En el año que se cumple hoy 16 de agosto, realmente no ha habido mucha diversión, si medimos por los parámetros “normales” de los años anteriores. Aunque si han habido innumerables factores inesperados e indeseados, como resultado de la tan recalcada pandemia del covid-19: Incertidumbre, ansiedad, miedo a la muerte, pérdida de empleos, sin contar los que tristemente perdieron la batalla contra esta impredecible enfermedad que ha sido tan difícil de dominar.

Como si fuera poco, a los dominicanos nos ha tocado además un cambio de gobierno.  Luis Abinader asumió la Presidencia el pasado 16 de agosto en medio de una gran algarabía y con enormes expectativas de cambio en lo que había sido la manera de gobernar del antecesor partido político por 16 años consecutivos.  Esto a pesar de las dificultades que ya se hacían presentes no solo a nivel local sino mundial.

 Desde mi perspectiva de ciudadana común, recién reintegrada a la sociedad dominicana, que nunca ha participado de la vida política del país, y mucho menos desempeñado ninguna función pública, ni figurado en nómina estatal alguna, me permito hacer un análisis frío de lo que han sido los logros y fallos del actual Gobierno.  Esta perspectiva es la de una persona cuyo único interés es colaborar con la comunidad para lograr algún día un mejor país, y considerando que todo ente desea y necesita salud, educación, trabajo, estabilidad política y económica, y seguridad en su entorno. 

A pesar de las muchas necesidades que azotan a nuestra sociedad, y de nuevos problemas surgidos a consecuencia de la pandemia, el Gobierno actual se podría acreditar algunos logros importantes, por ejemplo:

– Proporcionaron los servicios médicos necesarios a los afectados de covid-19, aun con las enormes deficiencias del sistema de salud del país.  Fueron proactivos en la campaña de vacunación.

– Mantener una tasa de mortalidad relativamente baja.

– Apoyo económico a los desempleados y familias de bajos ingresos a través de los Programas Sociales (Pa’ti, Quédate en Casa, Supérate).

– Programa de educación virtual para salvar el año escolar. Tal vez no fue perfecto, pero fue la única opción.

– Otorgó autonomía al Ministerio Publico, cambiando la imagen de innegable corrupción tanto dentro como fuera del país.

– Apoyo constante al sector Turismo, motor de la economía, para mantener un mínimo flujo en los peores momentos, y recuperarlo de la manera más eficiente.

– Continuidad de las políticas monetarias del Banco Central a través de su gobernador, garantizando la estabilidad del tipo de cambio

Como país, debemos un gran reconocimiento al enorme aporte de dominicanos en el exterior por el nivel récord de remesas recibidas, lo que ayudó a aliviar las necesidades de miles de familias, evitando así un problema social adicional.

En la otra cara de la moneda, algunos aspectos negativos de esta gestión:

– Alto nivel de endeudamiento. Hay que reconocer que aun sin pandemia los gobiernos anteriores endeudaron al país, y que todos los programas mencionados necesitaban ser financiados de alguna manera. Sin embargo ya se considera excesivo el nivel de endeudamiento, y el Gobierno debería ser mucho más explícito sobre la finalidad de esos fondos.  Más transparencia.

– Nivel de criminalidad fuera de control. No se ve una reacción eficiente a esta problemática.

– Excesivo gasto publicitario del Gobierno, faltando aun 3 años para las próximas elecciones

– Alcaldías deficientes,  la basura es un gravísimo problema de nuestro país y del DN.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here