Traslado urgente

0
36

LA ROMANA. (Limber Ramírez/Especial para El Tiempo) El Palacio de Justicia de esta ciudad fue construido en la era de Rafael Leónidas Trujillo, lo que significa que pasa de los 60 años de edificado. Esta emblemática obra judicial, en sus primeros años, reunía todas las características necesarias para ofrecer los servicios para la cual fue creada, pero al pasar los años ha quedado pequeño e incómodo. 

Debido al desarrollo poblacional y la cantidad de casos que manejan los jueces, fiscales y abogados, el lugar se ha vuelto muy estrecho. A esto se añade que el edificio está rodeado de arterias viales de mucho flujo de vehículos. Además, carece de parqueos suficientes entre otras necesidades. 

El abogado, Juan Luis Mora Vásquez, explica que el Palacio de Justicia de esta ciudad no tiene el espacio para ampliarlo, crear las salas de audiencias y oficinas necesarias para el buen desenvolvimiento de las diversas actividades jurídicas que allí se llevan a cabo cada día. Además de por la cantidad de años que tiene la edificación no es propicia para la ejecución de remodelaciones. 

Mora afirma que el Palacio de Justicia ha tenido que reducir el tamaño de las salas de audiencias para instalar oficinas y así poder ofrecer los servicios al ciudadano. Otro aspecto al que se refirió es que lugar no tiene un parqueo amplio y tanto jueces como empleados tienen que dejar sus vehículos en la parte de afuera del edificio. 

TRAVESÍA PELIGROSA 

“Mira el tribunal tiene un parqueo privado, pero no es suficiente para los magistrados y empleados. He observado como en algunas ocasiones los jueces tienen que parquear su vehículo afuera, y eso es un peligro para un juez que toma decisiones a favor o en contra de imputados,” señaló Mora. 

Destacó que los abogados cuando tienen audiencias deben de llegar temprano para conseguir parqueo en el entorno del Palacio de Justicia, porque los mismos resultan insuficientes para ellos y sus clientes. Puntualizó que está de acuerdo con el traslado del tribunal a las afueras de la ciudad, porque el mismo fue diseñado hace más de 60 años para una cantidad de personas, la cual no corresponde con la población actual y la cantidad de casos que a diario se litigan. 

Señaló que la Procuraduría General de la República, como en la mayoría de los pueblos del país, no tiene locales propios lo que obliga a que sus oficinas ocupen espacios del Palacio de Justicia. 

De igual modo el abogado Lester Antonio Batista Núñez, se mostró de acuerdo en la construcción de un nuevo Palacio de Justicia más adecuado, porque los parqueos son insuficientes. “Yo que soy una persona con dificultad motora para caminar, aquí no hay un elevador, tengo que subir los escalones. Eso es terrible. También hay una juez que tiene dificulta para caminar y tiene que andar con muletas, ya debemos adaptar el tribunal a los nuevos tiempos,” aseveró. 

Batista señaló que el tribunal de tránsito no tiene sala de audiencia para los casos, lo que complica las audiencias y tienen que esperar que se desocupen otras salas y en ocasiones cancelar. El tribunal cuenta en la actualidad, después de la ampliación, con 9 salas de audiencias, distribuidas en una laboral, usada también por la juez de Instrucción 2, Instrucción 1, Cámara Civil, Sala del Tribunal Unipersonal que a la vez funciona como Juzgado de Paz, y el Colegiado. 

Según este abogado la nueva edificación se puede construir en la parte oeste de la ciudad, con más salas de audiencias, donde puedan estar todos los departamentos judiciales. Agregó que dicho palacio puede albergue el Tribunal de Niños, Niñas y Adolescentes, el Tribunal de Violencia de Género y el Tribunal Ordinario, así todas las dependencias estarán en un solo lugar y a la vez les permitiría a los ciudadanos aprovechar el tiempo, más el ahorro en efectivo que tendrían las personas si se toma esta decisión. 

Batista expresa que, si el Poder Judicial fuese más independiente y que no dependiera tanto del Poder Ejecutivo, solo tenían que tramitar la solicitud del traslado del tribunal, de la Suprema Corte de Justicia al Poder Ejecutivo. 

Oficina del Ministerio Público.

TRASLADO DE LA CÁRCEL 

De su lado la también abogada Ruth Noemi Guerrero, sostuvo que hay una mejora por algunas salas nuevas, tomando espacio de otras. Entiende que el tribunal está en un lugar céntrico de la ciudad, y por eso el edificio debe seguir funcionando aquí. Aclaró que siempre hará falta jueces y fiscales pero que sí, que se necesitan algunos. 

La abogada enfatizó en que de moverse la cárcel preventiva que opera dentro del poco espacio del tribunal, hay que hacerla más grande, porque esa cárcel esta sobrepoblada, y que eso facilitaría más espacio al edificio que está saturado. 

Guerrero comentó que está de acuerdo con la tecnología y que en esta pandemia se efectuaron muchas audiencias virtuales, pero que lo mejor es la presencial, pero acompañada de salas más modernas, equipadas para conocer los casos y poder verificar las pruebas más rápido. 

¿QUÉ DICEN LOS CIUDADANOS? 

Ciudadanos consultados prefieren un cambio de lugar, porque el edificio queda pequeño para la gran cantidad de personas que asisten a diario. Explican que la saturación de vehículos obedece a que existe una clínica al lado y un club recreativo, lo que provoca entaponamientos, más los vendedores ambulantes y fijos que proliferan en el entorno. 

José de León, un ciudadano, expresa que tiene un familiar preso hace varios meses sin que se le conozca su caso, porque las salas y los jueces son insuficientes. Añade que la pandemia atrasó todo y por esas causas su familiar está preso todavía. 

En ese mismo tenor se expresó un abogado que no quiso revelar su nombre, pero que sostiene que él está sufriendo por las deficiencias antes mencionadas. “Mira yo tengo un caso de una demanda laboral que ya se conoció y que en enero del próximo año se va a cumplir dos años y estoy en espera de fallo, ¿por qué? Porque el juez no falla el caso. En este Palacio de Justicia en que viene con un caso laboral se jodió”, aseveró el abogado. 

De igual forma Miguelina Tavares, quien tiene a su hijo detenido con medidas de coerción, comentó a que, al mover la fortaleza para el sector de La Cucama, movilizar a su hijo a las audiencias se ha convertido en un problema, porque ahora está más lejos. 

“Si la fortaleza hubiese estado ahí, al lado donde estaba antes, no había problema, porque los presos si no había un transporte, lo traían hasta a pies, pero ahora eso no se puede. Yo estoy de acuerdo que lleven el tribunal afuera de la ciudad, cerca de la Azulita Centro de Correción y Rehabilitación Penitenciaria (CCR Cucama)”, dijo Tavares.