Tarjetas de crédito: ¿Trampa o beneficio?

0
22

VERÓN. El crédito bancario se presenta con regularidad como una forma fácil de acceder a dinero prestado de instituciones financieras que, con frecuencia, presentan productos, como las tarjetas de crédito, como una forma de acceder a aquello que tanto se necesita sin tocar los ahorros. 

Sin embargo, el uso de tarjetas de crédito, regularmente, genera desconfianza entre los usuarios, principalmente debido al desconocimiento generalizado sobre las buenas prácticas a implementar cuando se hace uso de este beneficio que ofrecen los bancos. 

Entidades financieras nacionales definen a las tarjetas de crédito como un medio de pago por financiamiento que ayuda a planificar mejor nuestro presupuesto. Pero el uso correcto de este crédito puede resultar confuso para aquellas personas que carecen de educación financiera. 

Algunos de los beneficios que aporta el poseer este tipo de plástico es la facilidad de poder comprar artículos necesarios y cubrir gastos de emergencias, crear un registro de sus compras, es más seguro que cargar efectivo y muchas de ellas ofrecen recompensas con jugosos incentivos. 

En ese sentido, poseer tarjetas de crédito también tiene sus desventajas entre las que se enlista el pagar intereses agregados por compras financiadas, la posibilidad de que se apliquen tarifas adicionales, se pierde la noción del gasto y se aumenta el riesgo de comprar por impulso. 

PRÁCTICAS A EVITAR EN EL USO DEL CRÉDITO 

Realizar el pago mínimo es un error común que cometen muchos usuarios de tarjetas de crédito. El tomar esta opción al momento de realizar los pagos, facilita comenzar a acumular deudas. Esto, debido a que, con frecuencia, el 70% del pago cubrirá solo intereses por lo que será más difícil recuperarse de la deuda. 

Por lo anterior, es recomendable hacer uso de esta opción solo cuando sea una emergencia y, al hacer un pago mínimo, los expertos recomiendan no utilizar las tarjetas de crédito hasta haber pagado por completo el monto adeudado. 

Otro factor a evitar son las tarifas de las tarjetas de crédito. Existen cinco tipos comunes que se pueden evitar que son: cuotas anuales, tasas de transferencia de saldo, tarifas por transferencia de efectivo, transacciones en el extranjero y cargos por pagos atrasados. 

Todos estos son cargos adicionales que pueden ser evitados, por lo que se recomienda leer los términos del acuerdo previo a adquirir una tarjeta de crédito, para conocer las posibles tarifas a pagar por el uso de la misma. El más común, puede evitarse al mantenerse al día con los pagos de la tarjeta. 

Además, también debe evitarse depender de las tarjetas de crédito cuando no se cuenta con dinero suficiente en el presupuesto, usarlas sin considerar el monto de la deuda y la rapidez del pago. Asimismo, las compras por impulso, pagar cantidades mínimas del monto adeudado y usar las tarjetas de crédito para emergencias, porque no se cuenta con ahorros. Estas prácticas pueden desencadenar en problemas de crédito y endeudamiento. 

BUENOS HÁBITOS EN EL USO DEL CRÉDITO 

En adición a hacer el pago de lo adeudado dentro del plazo establecido, otras buenas prácticas a implementar en el uso de las tarjetas de crédito incluyen el pagar un monto mayor al pago mínimo, de ser posible, realizar el pago completo cada mes. 

Además, revisar los estados de cuenta mensual y asegurarse de reconocer todas las transacciones que allí se enlistan. De esta manera podría evitar fraudes e, incluso, el robo de identidad. 

Negociar las tasas de interés con el banco, en especial si su puntaje de crédito ha mejorado desde el momento que obtuvo la cuenta, los expertos recomiendan mantenerse en contacto periódicamente con las compañías de tarjetas de crédito para hacer de esta una herramienta útil para el usuario. 

Haciendo un uso responsable de las tarjetas de crédito no solo se evita el endeudamiento y poner en riesgo sus finanzas, sino que construye un buen crédito abriendo oportunidades financieras que podrían resultar de utilidad en el futuro.