La incertidumbre tiene su lado positivo

0
178

VERÓN. La incertidumbre es una constante que nos ha acompañado desde siempre, de la cual posiblemente no tomamos consciencia hasta que vemos manifiestos sus efectos menos contributivos como la afectación de la salud emocional, mental y física, entre otros.

2020 y el 2021, nos la han presentado y dejado expuesta por un periodo que pareciese tiende a alargarse en el tiempo. Anuncios de nuevas situaciones desafiantes para la humanidad abundan; sin embargo, debemos asumirlo conscientemente fin de generar el menor impacto en nuestro ser y de ser posible convertirlo en algo contributivo.

Inseguridad, caos y miedo al cambio; son las constantes en la cara negativa de la incertidumbre, sin embargo, aprender a vivirla y convertirla en motor, tal vez sea una de las elecciones más asertivas que podamos asumir en este tiempo; es por ello que quiero compartirte una opción a tener en cuenta.

Comencemos por comprender que la incertidumbre puede ser asumida de modo negativo o positivo. En el primer caso, las circunstancias sobre las que no tenemos control nos gobiernan, llegando a crear estados de impotencia y frustración severos; en el segundo caso, podemos aprender a vivir con ella y ponerla a nuestro favor para crear las realidades que queremos.

A continuación, comparto tres ideas que si aprendemos a aplicarlas nos permitirá poner la incertidumbre a nuestro favor:

  • Es un estado natural y como tal debemos aceptarlo en lugar de resistirlo.
  • Es parte del proceso evolutivo, nos permite crecernos en las infinitas posibilidades y crear mejores realidades.
  • Implica un cambio de consciencia, para ello debemos aprender a gestionarla interiormente.

Como adicional es importante tener en claro que cada ser humano tiene una relación diferente con la incertidumbre, por lo tanto, no debemos compararnos; sino aprender a crear nuestra propia gestión individual.