Para este año, el déficit fiscal alcanzará los RD$107,316 millones

MÁS LEÍDOS

Fausto Adames / fadames@editorabavaro.com

[caption id="attachment_2835" align="alignleft" width="150"]Francisco Canahuate, experto en temas fiscales y tributarios. Francisco Canahuate, experto en temas fiscales y tributarios.[/caption]

UVERO ALTO. En este año, el déficit fiscal del Gobierno Central alcanzará los RD$107,316 millones, mientras las altas tasas impositivas, en un ambiente de evasión generalizada, constituyen un factor determinante que afecta la competitividad de las empresas y el nivel de vida de la población.

Por tanto, la complejidad del sistema tributario dominicano induce claramente a la informalidad, especialmente cuando los servicios públicos que el Estado debe brindar a la población no satisfacen las necesidades de la sociedad.

Estos planteamientos fueron defendidos por los economistas Magín Díaz, director general de Impuestos Internos (DGII), y el experto en temas fiscales y tributarios, Francisco Canahuate. Ambos coinciden en advertir que para el pacto fiscal que se aproxima, el país debería definir si se aboca a aumentar la presión tributaria o a reducir los gastos.

Para Magín Díaz, el país tiene que definir lo que quiere, porque entiende que todo el mundo anhela que se reduzcan los déficits, y que se gaste más dinero en salud, educación y carreteras. â??Por tanto, la sociedad tiene que definir ahora si queremos esa presión tributaria o entonces nos inclinamos por bajar los gastosâ?, aconseja.

Mientras que Canahuate resalta que las bajas tasas impositivas motivan a que exista una dinámica empresarial que permite reducir los costos, con lo cual el aparato económico se puede desarrollar de una manera armónica.

Según Magín Díaz, faltan muchos años para que el país pueda lograr un presupuesto equilibrado, porque en el mismo hay un déficit de 2.3% del producto interno bruto (PIB), que representan unos RD$75,000 millones. Por ello, cree que la manera de reducir ese déficit es lo que hay que discutir en el pacto fiscal.

No obstante este déficit, Díaz advierte que para lograr el objetivo de mejorar el financiamiento vía endeudamiento, el país debe propiciar un mayor desarrollo del mercado de deuda pública interna, que podría ayudar a flexibilizar las finanzas públicas y eventualmente ser una fuente importante de recursos.

También advierte que el Gobierno tiene que abstenerse de aumentar gastos antes de las elecciones, y romper con las malas costumbres del pasado.

[caption id="attachment_2684" align="alignright" width="150"]Magín Díaz ha sido recién nombrado director de la Dirección General de Impuestos Internos (DGII). Magín Díaz ha sido recién nombrado director de la Dirección General de Impuestos Internos (DGII).[/caption]

Gastos versus ingresos

Díaz asegura que el Gobierno recauda más o menos RD$450,000 millones, pero que en el sector educativo se invierte casi RD$130,000 millones. También afirma que el país no debería gastar solo en la educación, sino también en seguridad, empleando más policías, y en salud, por lo que, a su entender, es difícil bajar el déficit.

Canahuate, de su lado, advierte que para el año en curso los gastos del Gobierno ascenderán a RD$566,191 millones, y los ingresos impositivos proyectados para el mismo período, que según la Ley 260-15, que aprueba el Presupuesto General de Estado, apenas son de RD$458,875 millones, lo que significa que, de entrada, hay un financiamiento vía endeudamiento.

Magín Díaz sostiene que para establecer un equilibrio de la presión tributaria, entre el 14% y el 18%, con relación al gasto público, en primer lugar el Gobierno ha tomado medidas dirigidas a mejorar el sector eléctrico, lo que redundará positivamente en las finanzas públicas.

Asegura que de hecho el sector eléctrico ha mejorado, en parte porque se han reducido los precios del petróleo. â??El sector eléctrico implica un gasto promedio del 2% del PIB en los últimos años, mientras en el último año, por la baja en los precios del petróleo, representa un 1%. Si mejora el sector eléctrico, este déficit debe bajarâ?, dijo.

De igual forma, informa que el déficit fiscal se ha bajado â??a la malaâ?. Es decir, reduciendo la inversión, y en el pacto fiscal por venir la sociedad tendrá que ponerse de acuerdo con el Gobierno, para ver â??qué queremos lograrâ?.

Díaz indica que lo que está claro es que â??si queremos bajar el déficit, o bajamos el gasto en educación y salud o subimos la presión tributariaâ?. También revela que hasta ahora se convocará a un pacto entre todos los sectores, para llegar a un consenso, lo cual se tomará varios meses.

â??Ahora bien, debemos estar claros que en todas las tasas de impuestos somos de los más altos en promedio, por lo que cualquier cosa que se haga en la reforma fiscal no puede aumentar las tasas, porque ya las de ITBIS es la más alta, como también la de los impuestos a los alcoholes y cigarrillos, el impuesto sobre la renta, por lo que no hay posibilidades de que se aumenten las tasas en cualquier reforma fiscal que se hagaâ?, advierte.

Los expertos presentaron sus ponencias, respondieron preguntas de contadores y auditores y emitieron comentarios, en el marco del XI Congreso Internacional de Finanzas y Auditoría para Contadores y Auditores, que fue celebrado del 21 al 24 de julio del 2016, en el Hotel Breathless Punta Cana.

Endeudamiento preocupante

Según los planteamientos expuestos por Francisco Canahuate, en su ponencia titulada â??Tributación y su Vinculación con los Niveles de Informalidadâ?, el modelo impositivo imperante en el país se ha agotado, y ese desgaste causa un déficit estructural muy marcado en las cuentas públicas, el cual se financia con un creciente y preocupante endeudamiento.

Según Canahuate, las recaudaciones fiscales tienen la finalidad de financiar los gastos públicos conforme al presupuesto anual, preferiblemente equilibrado. Explica que en el marco presupuestal se estiman los ingresos, y se aprueba la ley de los gastos corrientes y de capital. En ese marco se encierra el tema de las prioridades y aspiraciones nacionales, y la calidad y austeridad en el gasto público. â??Cuando estas se divorcian de los hechos reales, se desalienta el cumplimiento voluntario de los contribuyentesâ?, advierte.

Canahuate explica que si se aumenta la base y disminuye la tasa, las recaudaciones fiscales serán distintas a la realidad, donde se incrementan las tasas y se reduce la base contributiva.

Alerta que en República Dominicana actualmente predomina esta última forma de tributación, y que este es un elemento clave para explicar la razón del creciente endeudamiento público, interno y externo, junto con los persistentes déficits fiscales estructurales.

En cambio, Canahuate asegura que si la administración estatal, de común acuerdo con el sector privado, decide transitar por el camino de la sostenibilidad fiscal, propiciando que las cargas públicas se distribuyan equitativamente entre el universo de los contribuyentes, logrará resultados sorprendentes.

Por lo cual recomienda que sea imperativo revertir el proceso de informalidad actual. â??Si aumenta la base imponible y se reducen las tasas aplicables, cada contribuyente individualmente pagará menos, pero el conjunto pagará másâ?, asegura.

â??A menores tasas, más estimulados se sienten los contribuyentes para cumplir con el pago de los tributos, reduciéndose los niveles de evasión y de informalidad en la economíaâ?, dice.

Canahuate resalta que no hay que temer a la reducción de las tasas, ya que es una garantía de que en la medida de que el costo impositivo permita a las empresas operar de manera apropiada, no se van a arriesgar al incumplimiento, porque el costo de incumplir les va a resultar mucho mayor que el pago que van a realizar.

â??En esencia, de lo que se trata es que cada contribuyente individual pagará menos, pero la colectividad en su conjunto aportará másâ?, explica. En efecto, Magín Díaz, coincide con Canahuate, al indicar que es cierto que uno de los problemas que hay en el país y que está documentado es que hay sectores cuya carga no es de un 13%, sino mucho más, y eso se debe a que hay muchos sectores eximidos de impuestos.

â??Hay sectores que no pagan impuestos sobre la renta, mientras otros están muy cargados, y eso es lo que se debe abordar en un pacto fiscal, porque hay muchos renglones de la economía que están eximidos y eso es lo que hay que corregirâ?, recomienda.

â??Por tanto, en el marco del pacto fiscal la sociedad tiene que discutir que hay un sector de la población muy cargado, y otro que no paga, lo cual es injustoâ?, advierte el director de la DGII.

 ]]>

- Advertisement -

MÁS NOTICIAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -

ÚLTIMAS NOTICIAS