Diferencias en consultas médicas puede llegar a 2 mil pesos, dependiendo del especilista

0
249

HIGÜEY. Las Administradoras de Riesgos de Salud (ARS) deberían poseer un concepto más amplio para respaldar la salud, ya que es un derecho de todos los ciudadanos. El planteamiento es de Dominga Iris Aponte, usuaria de una ARS. Agregó que “cobran carísimo las consultas médicas, ya que la diferencia de costo oscilan entre 1,500 y 2,000 pesos, dependiendo del médico al cual se acuda”.

Aponte considera que también existen muy pocos médicos profesionales y con sentido de humanidad hacia el paciente. “La farmacia es un show para adquirir los medicamentos. Las ARS nunca cubren las medicinas de alta gama”, se quejó Aponte. La psicóloga Diana Hernández, médico del Centro de Especialidades Pediátricas, indicó que las ARS en el país tienen una política totalmente lucrativa para sí mismos. Resalta que los pacientes con enfermedades catastróficas son abandonados en sus procesos, dígase citas médicas de rutina, cobertura de quimioterapia y traumas.

Dijo que pacientes que ya no pueden trabajar, se les da la espalda. “Los afiliados a las ARS no tienen cobertura psicológica eficiente, como si esta no fuera de importancia en la salud. Los padres con niños con diferentes trastornos, como autismo, epilepsia, trastorno por déficit de atención e hiperactividad, entre otros, que ameritan consultas, estudios muy costosos. al igual que las terapias en ocasiones de por vida, no son tomados en cuenta como un problema social ni médico”, destacó la especialista.

Hernández entiende que los afiliados no reciben ninguna remuneración en base a los gastos extra de salud, pagando facturas altas de un seguro, el cual solo dice no tener cobertura para estos tratamientos. Además, dijo que los usuarios y el Estado deben exigir que las normas cambien, que haya leyes justas para regular los servicios de salud. Carlos Hidalgo, trabajador de las ARS, considera que de acuerdo con la póliza que el afiliado haya comprado, existen algunas que cubren un 100%, otras a nivel básico, que en la mayoría de los casos las clínicas no las reciben. “En el caso de los envejecientes, le es muy difícil adquirir un seguro y es cuando más se necesita, más si se tienen alguna patología médica”, señaló, Hidalgo.