Las diferentes manifestaciones de la ansiedad estomacal por el estrés

0
19

VERÓN. Nuestras emociones se manifiestan en nosotros a través de reacciones fisiológicas. Solemos asociar el estrés y la ansiedad a un estado generalizado de nervios, a los pensamientos negativos que invaden nuestra mente o al insomnio. Los síntomas dependen de cada persona y de cada situación, pero por lo general es muy fácil reconocer que la ansiedad está alterando nuestra actividad vital.

Una de las formas más habituales que tiene el estrés de manifestarse es mediante molestias que se dan en el aparato digestivo, que se conocen como ansiedad en el estómago o ansiedad estomacal y que afectan a un 25% de la población. La ansiedad puede afectar a todo el aparato digestivo, desde la boca hasta llegar a los intestinos, y es incluso capaz de intervenir en nuestro cerebro eliminando nuestro apetito o aumentándolo.

La ansiedad estomacal puede manifestarse de diferentes maneras, con un solo síntoma o con la combinación de varios. Siempre que podamos achacarlos a una etapa de estrés ya sabemos por dónde podemos empezar a atajar el problema. Cuando no es así, si los síntomas no desaparecen lo mejor es consultar con nuestro médico.

Los dolores y pinchazos en el estómago es la principal forma que tiene la ansiedad de manifestarse. Y pueden ir desde una ligera molestia hasta dolores realmente fuertes que nos dificulten movernos con normalidad.
A la hora de comer también puede haber problemas. Si el aparato digestivo reacciona elevando el nivel de la acidez estomacal es muy posible que las digestiones de vuelvan pesadas por culpa de los ardores y la acidez. Si notas que estás nerviosa y crees que puede afectar a tu estómago procura hacer comidas ligeras y evita alimentos muy grasos que sean difíciles de digerir.

Hay personas que pierden el apetito cuando están estresadas. En esa situación comen muy poco y se sienten llenas enseguida. Esta situación hay que atajarla cuanto antes, porque no podemos privar a nuestro organismo de los nutrientes que necesita, y si la falta de apetito se prolonga demasiado puede acarrearnos problemas de salud.

Hola