Juramento de Juan Bosch presidente de la República

0
117

El doctor Juan Casanova Garrido, después de tomar el juramento de rigor al presidente, hizo entrega de la banda tricolor contentiva de la bandera que tejiera María Concepción Bona, y María Trinidad Sánchez, en el pecho del presidente, y juramentado el vicepresidente Armando Segundo González Tamayo, su discurso hizo un recuento de la lucha del pueblo dominicano, hasta que un grupo de hombres encabezados por Pedro Livio Cedeño Herrera, Huáscar Tejeda, Roberto Pastoriza Neret, Antonio de la Maza, Modesto Díaz, Luis Amiama Tío, Antonio Imbert Barreras, pusieron fin a la dictadura decapitando el más grande tirano de América.
El presidente Juan Bosch, hacedor de la palabra, la aireaba, la desmenuzaba, la dejaba volar a través de los micrófonos, del aire, como si cayeran de sus propios labios envueltas en teclas dentales, como mariposas aladas se introducían a través de los tímpanos sonoros de los oídos, esbozando su plan de gobierno; arrancaba lágrimas, sollozos, vibraciones emocionales contenidas en los vericuetos de la vida, en una muchedumbre llena de hambre y miseria; hablaba de agua y acueductos donde no va ni en época de lluvia, hablaba de la Overees Company S.A.
Hubo momentos de desvaríos de paroxismo, cuando dijo; “Dominicanos, la República Dominicana tiene asegurada una cuota azucarera en el mercado preferencial norteamericano”. Esto quiere decir que los norteamericanos les aseguran una cuota azucarera a la República para que la venda a un precio más cara que la del mercado europeo o mercado libre, que significa que los países que venden en esos mercados, tienen que venderla más barata.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here