martes, mayo 28, 2024
InicioInternacionalMás de un millón desplazados en América Latina por...

Más de un millón desplazados en América Latina por cambio climático

PUNTA CANA, RD. Se sabe que el Amazonas está perdiendo miles de hectáreas, que hay sequías, ríos contaminados, aire insalubre y mucho más. Pero, no se invierte en resolver esta problemática. Cuando se hace un inventario global sobre el cambio climático, nuestra América Latina no resulta bien parada. Lo peor es la omisión, desinterés y negligencia en estos temas. Algo que denuncia en trabajo realizado en la UDLAP.

Lo que llama la atención es que la gente “huye” de la situación climática. Aquello lugares con deforestación, sequías, inundaciones, donde el suelo quedó erosionado o agotamiento de recursos… simplemente son abandonados.

– El estudio indica que solo se atiende el 54,86% de los problemas relativos al ambiente en América Latina.

– Hay mucho consenso en la necesidad de actuar en pro de la naturaleza, pero casi todo se queda en palabras. Falta concretar.

– Una estadística revela que 1,18 millones de personas han sido desplazadas en Latinoamérica. Estos desplazamientos suceden por causas climáticas.

– Brasil encabeza la lista de desplazados climáticos. Medio millón de personas migraron internamente en esa nación, casi todos desde el muy destruido Amazonas hacia otras regiones.

– Otros países con gran número de desplazados climáticos son: Haití (220.000), Cuba (194.000) y Uruguay (160.000).

– Existe mucha disparidad en el Índice de Impunidad Ambiental. Quienes acusan mejor desempeño son: Bolivia (58,8), México (56,6) y Brasil (54,97). En el caso opuesto, tenemos a: Haití (14,71), San Vicente (13,27) y Trinidad y Tobago (8,41). Finalmente, el informe advierte que Latinoamérica es una región muy desigual. Las zonas rurales no tienen las mismas condiciones que las ciudades, a la vez que las desemejanzas entre niveles sociales son de gran calibre. En dado caso, los desplazamientos por detonantes climáticos no habían sido advertidos hasta ahora. Son una realidad que no se puede obviar, un síntoma de un territorio que no logra atender sus problemas ambientales.