sábado, julio 31, 2021

Fernando Teruel: “Minibasket debe estar fundamentado en cuatro principios básicos”

MÁS LEÍDOS

HIGÜEY. La nueva filosofía del minibasket ha ido cambiando en los últimos años, teniendo una transformación que ha permitido la integración y el desarrollo deportivo en los niños. Este desarrollo se ve evidenciado en las demás categorías como juveniles y superior, tanto en el deporte amateur como profesional.

En este sentido, el director de Formación y Capacitación en el Ministerio de Deportes y Recreación (Miderec), Fernando Teruel, dijo que un entrenamiento de mini baloncesto no puede darse sin antes aplicar una serie de postulados que son fundamentales, por lo que, la Federación Dominicana de Baloncesto seleccionó una comisión para vigilar que las prácticas sean dirigidas con un enfoque infantil.

“El niño no es un adulto en potencia, debe ser tratado como tal. El niño tiene todos sus órganos en desarrollo, un tejido muscular en proceso, un cerebro que está superando el egocentrismo para pasar a la socialización”, dijo Teruel.

Además, especificó que los dirigentes deportivos, en especial los entrenadores, quienes permanecen más tiempo de interacción con los jugadores, deben tener presente que el minibasket está fundamentado en cuatro principios básicos. Estos son, hacer básquetbol para el bien, cambiar vidas a través del básquetbol, crear ciudadanos del basket y básquetbol incluyente.

LOS PRINCIPIOS

El primer postulado, hacer baloncesto para el bien consiste en enfocar las prácticas en el bienestar colectivo. “Tiene que ver con el cuidado del entorno. El entrenador puede enseñar al niño a tirar, pero si no lo enseñó a recoger la basura de la cancha, a dejarla limpia y a reforestar su área deportiva no hizo el trabajo completo porque tiene que ver con cuidar del medio ambiente a través de las prácticas deportivas”, dijo el funcionario.

Teruel explicó que, a través del segundo principio, cambiar vidas a través del básquetbol el niño debe ver la vida como una “aventura feliz en su existencia”. Agregó que los dirigentes no deben generar la frustración del niño, sino provocar que al final los niños se sientan feliz porque el ser humano lo que busca es ser feliz “y en el caso de nosotros debemos provocar la felicidad a través del deporte.

El principio ciudadanos del básquet fundamenta sus prácticas basado en la proyección a la internacionalización de la disciplina. “Lo que queremos es expandir el deporte en todos los rincones del mundo. Para esto debemos estar enfocados en lo que se hace a nivel internacional”, analizó Teruel.

Mientras que el baloncesto incluyente es orientado en prácticas que permitan integrar a todos los deportistas, sin importar una condición física, psicomotora u otra. Aunque reconoció que a los entrenadores les gusta poner atención al deportista calificado como bueno, condenó la práctica, ya que a su entender todos los jugadores merecen un trato igualitario.

“Esos que no son tan buenos son los futuros entrenadores y aprenden a dirigir. El baloncesto no debe ser exclusivo para personas de estatura alta, en el caso particular de los niños hay que tener mayor cuidado con la exclusión”, añadió el deportista, quien también dijo que otra de las variables del mini baloncesto es que en cada cuarto se borra el marcador, de manera que al final todos los niños reciban premios.

- Advertisement -

MÁS NOTICIAS

- Advertisement -

ÚLTIMAS NOTICIAS