jueves, julio 18, 2024
InicioEn el EsteEstudian células cancerosas de próstata en Clínica de Familia...

Estudian células cancerosas de próstata en Clínica de Familia La Romana

En una revisión de biopsias de próstata hechas en Clínica de Familia La Romana, se encontró que de 50 muestras de biopsia, 34% (17 hombres, edad media: 74 años) salieron positivas para cáncer adenocarcinoma.

De los que tuvieron adenocarcinoma, 29% (5) tuvieron un grado alto de Gleason que significa que no hay una gran posibilidad de cura. Sin embargo, el grado alto de Gleason no necesariamente indica que es un cáncer agresivo.

Se necesitan más pruebas y biopsias de otras partes del cuerpo para ver si el cáncer está distribuido o metastatizado.

Se recomienda que el hombre se realice un chequeo de rutina, donde los hombres, a partir de los 50 años, reciben una prueba de detección que no es más que un examen rectal digital o una prueba de sangre que busca el antígeno prostático específico. Si sale positivo, se recomienda una biopsia de próstata.

La próstata es una glándula en los hombres que se encuentra cerca de la vejiga y desempeña un papel en la producción de fluido seminal. En los hombres mayores, puede crecer en tamaño y causar problemas como dificultad para orinar.

El cáncer de próstata es algo de preocupación ya que para los hombres es una de las principales causas de muerte. Puede presentarse como una enfermedad más localizada o más avanzada (maligno).

Depende del grado de Gleason y el estadio. El grado de Gleason describe cómo son las células de la biopsia y si parecen más agresivas o más propensas a propagarse. El estadio da más información de dónde está el cáncer y si se ha propagado, pero necesita más pruebas para chequear el estadio.

El tratamiento depende del estadio y la edad del usuario, ya que hay algunos que no se tratan. Los tratamientos pueden incluir cirugía para extraer parte de la próstata, radiación y medicamentos que afectan las hormonas. Se puede entrar en remisión, cuando no hay cáncer en el cuerpo, pero hay un riesgo de que pueda regresar, o lo que se llama cáncer recurrente.