domingo, julio 21, 2024
InicioEn el EsteCientos de personas llegan a Higüey desde la tarde...

Cientos de personas llegan a Higüey desde la tarde del viernes

HIGUEY. Centenares de peregrinos comenzaron a llegar a esta ciudad desde la tarde de este viernes, para participar mañana de las actividades religiosas en honor a la patrona espiritual del pueblo dominicano Nuestra Señora de La Altagracia.

Tanto las autoridades provinciales como las municipales se han unido a las demás instituciones de la provincia para ultimar los detalles que permitan garantizar una buena estadía a los visitantes, creyentes católicos.

La Alcaldía, por ejemplo, realizó labores de limpieza, pintura y reacondicionamiento de áreas públicas, con lo cual asegura un ambiente agradable para los peregrinos.

Es costumbre que el Día de la Virgen de La Altagracia, el presidente de la República acuda a rendir tributo a la «doña Tatica» como le conocen los files, y aunque el primer mandatario suele no hablar a los medios durante su estadía en la Basílica Nuestra Señora de la Altagracia, se espera que dé inicio a obras que impulsen el desarrollo de la provincia.

Muchos de los peregrinos que acuden al centro de adoración de la fe católica, lo hacen vestidos de blanco, de saco o de alistado, para agradecer milagros recibidos o hacer peticiones por causas difíciles como son salud de seres queridos con enfermedades terminales, liberación de personas que se hayan sufriendo alguna eventualidad difícil desde el punto de vista humano.

Muchas veces, peregrinos van de rodilla hasta la entrada del templo o llevan donativos en gratitud por el favor recibido.

La fe en la Virgen de la Altagracia nace desde hace centenares de años. Comienza en los tiempos de la colonia, 400 años atrás, cuando a principios de enero, la devota hija de un rico comerciante de Higüey pidió a éste que le trajese de Santo Domingo un cuadro de Nuestra Señora de la Altagracia.

El padre trató inútilmente de conseguirlo por todas partes, pero nadie había oído hablar de esa advocación Mariana.

Ya en Higüey, el comerciante decidió pasa la noche en una pensión. En la cena, apenado por la frustración que seguramente sentiría su hija cuando le viera llegar con las manos vacías, compartió su tristeza con los presentes relatándoles su infructuosa búsqueda.

Mientras hablaba, un hombre de edad avanzada y largas barbas que también iba de paso, sacó de su saco un pequeño lienzo enrollado y se lo entregó al comerciante diciéndole : “Esto es lo que usted busca”. Era la Virgen de la Altagracia. Al amanecer el anciano había desaparecido envuelto en el misterio.

El lienzo presentaba una hermosísima imagen de la virgen en el grandioso momento de su alumbramiento, una representación feliz del misterio de la Maternidad Divina de María. Esa es la Alta Gracia.

La tradición narra que el 21 de enero, la hija del comerciante recibió a su padre al pie de un naranjo, en el mismo lugar donde hoy se encuentra el santuario de Higüey. Allí el comerciante con mucha alegría y satisfacción le entregó a su adorada hija ese regalo tan anhelado.

Tanto Nuestra Señora de las Mercedes, como la Virgen de la Altagracia, la de Guadalupe, la de la Caridad, entre otras advocaciones son la misma Virgen María, madre de Dios.

La imagen de Nuestra Señora de la Altagracia ha tenido el privilegio especial de ser coronada dos veces. El 15 de agosto de 1922, en el pontificado de Pío XI y por el Papa Juan Pablo II, quien durante su visita a la isla de Santo Domingo el 25 de enero de 1979, coronó personalmente a la imagen con una diadema de plata sobredorada, regalo personal suyo a la virgen, primera evangelizadora de las Américas.

La República Dominicana tiene dos advocaciones marianas: Nuestra Señora de las Mercedes, patrona del pueblo dominicano desde 1616 y la Virgen de la Altagracia, protectora y reina del corazón de los dominicanos. Advocación es el título que se le da a una imagen, a un altar o un templo.