Una denuncia muy grave

0
92

Uno de los sectores dentro del ámbito gubernamental que mayor interés concita en la ciudadanía es el Ministerio de Educación, por diversas razones, pero casi todas relacionadas con los procesos que definen la naturaleza misma de esta institución.

Es por este motivo que todo cuanto ocurra en esa dependencia estatal será relevante
para el país, y muy especialmente para los medios de comunicación, que tienen la misión de difundir esos acontecimientos.

Decimos esto a propósito de un reportaje publicado en la sección de Impactos de este semanario, el cual describe la existencia de un problema que pensábamos ya era cosa del pasado.

Hablamos de la operación de pandillas en los recintos escolares del municipio de Higüey.

Una investigación realizada por nuestra periodista Patricia Pérez señala que estos grupos tienen estructuras establecidas en varios centros educativos de Higüey, con un sistema
organizacional que incluye el uso de códigos para comunicarse entre sí y una línea de mando claramente establecida.

Aunque los directivos del Distrito Educativo 12-01 afirman que no tienen pruebas de la presencia de estas pandillas en los planteles bajo su supervisión, este semanario pudo conversar con varios estudiantes que admitieron su membrecía activa en esos grupos.

Algunos afirman que decidieron formar parte de esas pandillas para garantizarse seguridad ante bandas rivales, o para conseguir dinero a través de las actividades delictivas que
realizan, como robos y asaltos a mano armada.

Sobre las autoridades educativas recae ahora la obligación de profundizar en esta gravísima denuncia, y establecer las responsabilidades correspondientes.