martes, junio 25, 2024
InicioEditorialCorrupción electoral, letal para la democracia

Corrupción electoral, letal para la democracia

Las recientes elecciones municipales dejaron nuevamente el trago amargo de la corrupción electoral, tan arraigada en el sistema político dominicano. Resulta alarmante que todos los partidos políticos, sin excepción, hayan recurrido a la compra de votos como una estrategia común.

Ciudadanos desesperados por unas cuantas monedas entregaron sus cédulas, traicionando así su derecho al sufragio, y comprometiendo la integridad del proceso democrático. Es inadmisible que los partidos políticos y los candidatos se valgan de prácticas corruptas como parte de su estrategia electoral.

La compra de conciencias no solo distorsiona el resultado de las elecciones, sino que también erosiona la confianza de la ciudadanía en el sistema de partidos. Y esto último quizás haya también incidido en la alta tasa de abstención frente a esos comicios.

Este comportamiento irresponsable refleja una falta de compromiso con los valores fundamentales de la democracia y bloquea cualquier intento de construir un sistema político basado en la honestidad y la integridad. La misión de observadores internacionales no pudo pasar por alto las prácticas corruptas que carcomen los cimientos de nuestra democracia.

El movimiento cívico Participación Ciudadana igual ha levantado su voz en contra de esta práctica antidemocrática, subrayando la necesidad de erradicarla para fortalecer el sistema político-electoral del país.

Debemos activar mecanismos de regulación que además de supervisión rigurosa incluyan sanciones más severas para aquellos que perpetúan este ejercicio deplorable. La corrupción electoral no puede tener cabida en una sociedad que merece tener autoridades electas en procesos libres de toda clase de artimañas.