Peste porcina africana provocó grandes pérdidas a los productores de San Pedro 

0
24

SAN PEDRO DE MACORÍS. En el mes de agosto del 2021, las autoridades de la República Dominicana anunciaron a la población la detección de la pes- te porcina africana, enfermedad que afecta la salud de los cerdos, y de inmediato se dispuso un protocolo con el objetivo de evitar su propagación en las distintas granjas distribuidas en todo el territorio nacional. 

Pero a pesar del esfuerzo eso fue imposible, ya que al transcurrir algunas semanas en la mayoría de las provincias se anunciaba la presencia de la enfermedad. 

San Pedro de Macorís no fue la excepción. En esta provincia, la producción de cerdos emergía con fuerzas en sus distintas zonas rurales, muchos con la crianza de patios, como es costumbre, y otros con granjas en las que fueron invertidos cuantiosos recursos. 

La granja Cedeño, ubicada en la comunidad La Parcela, del municipio Ramón Santana, es un vivo ejemplo de ello. Allí, sus propietarios tenían una de las más pujantes industrias de la zona, pero al detectarse la enfermedad la situación en esta granja dio un giro extraordinario, teniendo que sacrificar la totalidad de su existencia. 

Engels Cedeño, quien es su administrador, destacó que aunque las autoridades realizaron un inventa- rio con la cantidad de cerdos sacrificados y pagaron por los mismos unos 600 mil pesos, las pérdidas han sido cuantiosas. Esto así, debido a que antes de la inspección de las autoridades de agricultura habían tenido una gran cantidad de muertes que no fueron registradas. Cedeño explica que lo que han vivido posterior a este proceso ha sido sumamente difícil, bebido a que para la compra de los modernos equipos fue a través de préstamos a instituciones financieras del Estado. 

Indica que a pesar de que el presidente Luis Abinader se comprometió a dar facilidades para el pago de los préstamos, en el Banco Agrícola al parecer no le ha llegado la resolución y han tenido que seguir pagando los intereses de los préstamos como si es- tuvieran en la producción de forma normal. 

“Nosotros iniciamos con la producción en septiembre del 2017, con una 20 puercas madres que compramos en el Cibao de alta genética, y a partir de ahí fuimos produciendo las demás madres que fuimos necesitando, hasta llegar a un punto que nos vimos con 200 madres, y cuando llega la peste, contábamos con unas 60 madres, ya que una gran cantidad había muerto sin nosotros saber qué estaba pasando”, puntualizó Cedeño. 

Engels Cedeño

Dijo que en la granja llegaron a tener por encima a los mil 200 cerdos, y que la comercialización era sumamente dinámica, llegando a convertirse en la principal fuente de empleo de la zona, y como empresa que apadrinaba a los vecinos con el suministro de agua y de energía eléctrica, ya que antes de la existencia de ellos en la zona, la apartada comunidad no contaba con esos servicios. 

Cedeño hizo un llamado a las autoridades para que replanteen las políticas de apoyo a los productores, porque como ellos hay muchos que perdieron el sustento de sus familias, y otros tienen grandes compromisos con acreedores. 

Señaló además que ellos han tratado de reinventarse en otras áreas, como es la crianza de peses y gallinas, ya que la amplia estructura con que cuentan se pueden adaptar para otro renglón de la producción. 

Mientras esa situación se da en esa parte de la provincia, hay áreas donde la crianza ha continuado sin ningún inconveniente. Este es el caso del productor Francisco Abreu, quien lleva ya varios años en la producción porcina en la comunidad de Esperanza. 

Abreu señala que a ellos la peste porcina no le afectó, y que se han mantenido en la producción de cerdos sin ningún inconveniente y cumpliendo así con la supervisión de las autoridades de agricultura y salud. 

ADVERTENCIA 

Aunque las autoridades de Agricultura hablan de control de la peste porcina africana, Pedro Astacio, quien es un reconocido veterinario, advirtió de los pocos controles que existen en esta provincia. Dijo que a diario se ve el trasiego de esos animales transportados en camionetas de las distintas zonas rurales hacia el matadero local, por lo que a pesar del control del que hablan las autoridades, en cualquier momento podría resurgir un brote y afectar a quienes quedan en la producción de cerdos. 

Pedro Astacio, veterinario.

El cumplimiento con los productores ha sido parcial o en aquellos que tenían sus empresas bien organizadas, ya que Francisco Javier Avelino, pequeño productor, manifestó que a pesar de que se hizo un levantamiento en donde él tenía su área de producción, hasta la fecha no se le ha resarcido su pérdida, situación que lo tiene en serios aprietos económicos, teniendo que dedicarse al “chiripeo” para poder subsistir. 

“Yo tenía unos 125 cerdos en total, y mi granja estaba en la comunidad de Montecristi, próximo a la carretera de Ramón Santana, y de verdad que se murieron todos”, expresó Avelino. Informó que en una ocasión las autoridades de Agricultura fueron a su granja y realizaron el levantamiento debido, pero que se ha quedado esperando que les respondan económicamente como ha pasado con otros cria- dores. 

Otros pequeños productores expresaron que la peste porcina africana les ha traído serios inconvenientes, ya que sus cerdos eran el sustento de sus familias, y que esperan ser tomados en cuenta por las autoridades a la hora que se elaboren programas de asistencia a los criadores de cerdos, ya sean pequeños o grandes. 

Egresado de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Central del Este (UCE) en San Pedro de Macorís en el año 2001, ha trabajado en medios radiales en la conducción de programas de opinión, así como en el área de Relaciones Públicas Institucional. Locutor Profesional Egresado de la Escuela Nacional de Locución, profesor Otto Rivera en el año 1995. Ha realizado diversos diplomados como: Periodismo Económico, impartido por el Banco Central de la República Dominicana, Comunicación y Derecho Constitucional, con el aval del Tribunal Constitucional, El Colegio Dominicano de Periodistas y la Universidad Autónoma de Santo Domingo, Periodismo Ético, a través del Ministerio de Educación Superior, Ministerio de Economía, Universidad Autónoma de Santo Domingo y Colegio de Periodistas. Miembro del Sindicato Nacional de trabajadores, Círculo de Locutores, Colegio Dominicano de Periodistas, del cual fue su Secretario General de la seccional de San Pedro de Macorís, Asociación de Cronista Deportivo y Círculo de Periodistas de la Salud (CIPESA). Es Facilitador del Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional (INFOTEP) además cuenta con Habilitación Docente en la Universidad Central del Este.