Estas son las cosas más odiadas por los perros que deberías evitar a toda costa

0
46

Si bien, son muchas las cosas que pueden ser desagradables para los perros, te comentamos 7 datos curiosos que seguramente no sabías.

Lo que para el ser humano puede parecer una tierna mirada de complicidad, para los perros puede tener el significado de reto y de amenaza. Debido a esto, es probable que no les agrade y se pongan nerviosos. Hay que tener presente que los perros no entenderán que este gesto se trata de una mirada cariñosa y de orgullo, a menos que conozcan a la perfección cómo se comunica su dueño, tengan confianza y plena felicidad con el mismo.

Otro de los datos curiosos acerca de las cosas que odian los perros, es que no les agradan las frases demasiado largas. Todos los perros prefieren y entienden mejor las palabras que son cortas, específicas y concisas. Bien sea para darles una orden como para mostrar que su dueño se siente orgulloso.

Todos los perros requieren de cierto orden para vivir con tranquilidad, relajados y trabajar cada una de sus capacidades cognitivas de una manera más específica. Si las personas llevan una vida muy desordenada, sin normas y al mismo tiempo conviven con un perro, es común que este termine siendo una mascota desobediente. Además de nerviosa y hasta destructiva con las cosas que se encuentran dentro de casa.

Puede que sea un gesto cariñoso para la comunicación del ser humano, pero para los perros es un gesto de intimidación. En caso de que lleves poco tiempo con un perro de mascota, es probable que le desagrade que le toques su cabeza. No obstante, puede que esta incomodidad sea pasajera y con el paso del tiempo entiendan que es tu manera de comunicarte. Ya que para él eres un animal distinto y posees otras costumbres, por lo tanto, lo aceptará con gusto.

Lanzar a un perro a una fuente o a una piscina llena de agua y obligarlo a nadar para que intente superar su miedo o tenga respeto por el agua, podría causar el efecto contrario. Aparte, podría generar desconfianza hacia su dueño, porque lo ha traicionado al obligarlo a hacer algo que le provoca terror.

Puede que para los perros esto no suponga un trauma en caso de que no posean el síndrome de ansiedad por separación. A pesar de esto, no les agrada quedarse solos por mucho tiempo. Puesto que estar solos dentro de un espacio pequeño les será aburrido y agobiante. Por lo que es probable que para sacar esa ansiedad termine desordenando la casa y destrozando objetos personales o el mobiliario de la casa.

Aunque para las personas es agradable tocar sus almohadillas blanditas y su nariz húmeda, a los perros no les parece agradable. Es posible que con el tiempo se acostumbren a las caricias en las patas y hasta les resulte relajante que les rasquen entre las almohadillas. Sin embargo, podría causarles cosquillas y no agradarles, puesto que para ellos es una parte bastante sensible.