Policía Municipal, poco valorada, pero con altas exigencias 

0
44

EL SEIBO. La Policía Municipal es, quizás, uno de los órganos oficiales de menor renombre y de menor salario. Cobijados en la municipalidad, poco se habla de estos hombres y mujeres y de sus funciones. Este es un ejercicio que, muchas veces, no es tan eficiente y, en otras, lo es demasiado para el sueldo que perciben y la valoración que reciben. 

Este cuerpo policial es únicamente especializado para asuntos municipales, su naturaleza es jerárquica, adscrita a los ayuntamientos y bajo la autoridad inmediata del alcalde. Son supervisados, de manera técnica-profesional, por el Ministerio de Interior y Policía. 

La Policía Municipal es una institución dedicada a preservar los bienes municipales y hacer cumplir las leyes, ordenanzas, resoluciones, reglamentos y disposiciones de los municipios y distritos municipales. 

Sus funciones también abarcan vigilar y realizar informes sobre daños y anomalías en las vías públicas, parques y jardines y todos los lugares y bienes que constituyen el patrimonio municipal. Se dedican, además, a denunciar y prestar auxilio a los ciudadanos. 

Para ser policía municipal es necesario pertenecer a la Policía Nacional o el Ejército. Cada Alcaldía tiene un sueldo y una cantidad de policías municipales distintos, esto dependerá del presupuesto asignado y del municipio o distrito municipal en cuestión. 

¿CUÁNTOS TIENEN LAS ALCALDÍAS DEL ESTE Y CUÁNTO GANAN? 

La Policía Municipal está adscrita a los gobiernos locales.

“Una de las razones por las que pocos jóvenes se motivan para ser policías municipales es por el sueldo”, puntualiza el director de la Policía Municipal de la Alcaldía de Santa Cruz de El Seibo, Willi Madé. Y es que, de acuerdo con declaraciones de expolicías municipales, el sueldo que se percibe desde aquí es “cebolla” y solo alcanza para unas pocas cosas al mes. Esto ha provocado que, algunas alcaldías, recientemente, realizaran aumentos salariales. 

Los salarios de los policías municipales van desde los 10 mil hasta los siete mil pesos. En este sentido, los agentes que menos recursos económicos devengan son los de El Seibo, en comparación con otras provincias del Este. Estos tienen actualmente, un sueldo de siete mil pesos. Antes ganaban unos 3 mil 500 pesos, a los cuales, se les hizo un aumento a inicios de la gestión actual. El Seibo cuenta con ocho oficiales. 

En la Alcaldía de San Pedro de Macorís el salario e s de 8 mil 500 pesos, en La Romana es de 9mil pesos y en el municipio de Higüey, de 10 mil pesos mensuales. 

El salario de los agentes de San Pedro de Macorís, es el mismo pago que reciben también los trabajadores del área de limpieza y conserjería de la Alcaldía Municipal. La edad comprendida de estos servidores públicos oscila entre 25 a 55 años. Un nuevo servicio que ha implementado la Policía Municipal de la Sultana del Este, son las patrullas en bicicletas, estas se encargan de acompañar a los turistas que visitan la ciudad. 

En “La Flor del Este”, La Romana, la Policía Municipal está compuesta por personas del sexo masculino y femenino, en su gran mayoría jóvenes de edades comprendidas entre los 18 y 30 años. Cuentan con un personal de 50 policías y manejan 3 turnos de servicios, uno en la mañana, otro en la tarde y en último en la noche, para garantizar la seguridad de los bienes de la municipalidad. 

Su director, Wilkin Soler, expresó que el salario varía dependiendo de la posición y el horario de servicio. Coincide con su homólogo de El Seibo, Willi Madé, en que “esta situación produce que algunos jóvenes no se quieran integrar a la Policía Municipal, porque entienden que esperar hasta el 25 de cada mes, es mucho tiempo, porque estaban acostumbrados a cobrar semanal o quincenal”, dice. 

San Pedro de Macorís dispone de 42 miembros, los cuales brindan sus servicios en distintos espacios públicos de esta ciudad. Su misión es proteger las infraestructuras y brindar seguridad a los visitantes de esa demarcación. Según el encargado de esa institución, Efrén Varela, estos hombres y mujeres dividen su trabajo en dos servicios diarios, utilizando así 6 motocicletas y una camioneta para realizar su labor en calles y lugares establecidos. 

En Higüey hay 62 policía municipales. Estos se encargan de monitorear 17 puestos de servicios, diseminados en el municipio. Cada cuatro o cinco meses este personal recibe una capacitación donde se les ofrecen informaciones que procuran eficientizar el servicio. 

“El rol de nosotros es el de proteger todas las áreas que son del Ayuntamiento que, vienen siendo los parques, las iglesias, los centros comunales y las escuelas. Tratar de que no arrojen basura en sitios que no se puede y otros más”, manifiesta el encargado de este departamento, el primer teniente José Manuel Alcántara. 

NO SON SUFICIENTES 

Aunque pareciera que los 62 policías con los que cuenta la alcaldía de Higüey son suficientes, resulta que no, por lo que, dentro de cinco meses empezarán un proceso de reclutamiento. En cambio, la dirección de policías municipales de La Romana, entiende los que tiene son suficientes, pero están por reclutar más. 

El director de la Policía Municipal de San Pedro de Macorís expresó que “tenemos contemplado seguir fortaleciendo el departamento con más personal ya que en algunas ocasiones tenemos solo disponibles 30, ya que algunos de ellos salen de servicio por licencias médicas”. 

Mientras tanto, el Ayuntamiento de El Seibo con solo ocho, requiere de más oficiales al servicio de la municipalidad. Madé confirmó que “estamos en espera de reclutamiento. Le solicitamos al ejecutivo el ingreso del al menos ocho hombres más, para así poder mejorar el desenvolvimiento del servicio”. 

Sin embargo, no cualquiera entra a formar parte de este órgano, así lo expresa José Manuel Alcántara, encargado de la Policía Municipal de Higüey. Reveló que “aquí no entra cualquier persona, debe demostrar buena conducta en el barrio donde vive, por lo que es necesario tener una recomendación comunitaria y certificación de antecedentes penales”. 

ROSTROS DE PROTAGONISTAS 

Dentro de los policías municipales en Higüey están Melkis Estefanía Pineda Matos y Joan Sosa. Ambos concuerdan en que el trabajo debe hacerse con entrega. Dicen que es satisfactorio y que hay muchos usuarios que no valoran lo que hacen, pero para otros representan confianza, protección y la ayuda en el momento indicado. Este es el caso de los estudiantes, envejecientes y otras personas que requieren cuidados especiales. 

“Hay personas que nos ven haciendo lo que hacemos y de repente se escucha una voz diciendo, así es que se hace, y eso nos llena de satisfacción”, aseguró Sosa. Agregó que, “también hemos tenido experiencia con personas que se quedan por algún problema con el vehículo, damos asistencia, ayudamos con el tránsito y hacemos llamadas solicitando ayuda”. 

En El Seibo encontramos a Alfredo García. Se desempeña como policía y va a la universidad. Enfatiza en que le encanta el trabajo que realizan día tras día. “A mí me encanta más ser solidario, siempre cuando pueda ayudar a cada ciudadano que necesite con alguna información u orientación, por- que yo entiendo que todos nosotros los ciudadanos debemos de cuidar cada patrimonio que hay en el municipio. Es de todos”, apunta. 

VALORADOS O NO 

Miembros de la Policía Municipal en San Pedro de Macorís.

Aunque la mayoría de los directores y policías consultados por este medio señalaron que su trabajo es bien recibido por los ciudadanos y se les destaca la labor que realizan, es una apreciación que contrapone opiniones. Alfredo García, de El Seibo, cree que en ocasiones sí y en otras no. 

“Deberían tomar en cuenta más a los policías municipales, porque todos los días dejamos nuestras casas para salir a trabajar y seguir contribuyendo”, especifica. 

En cambio, Wilkin Soler, director de la Policía Municipal en La Roma- na, sostiene que este cuerpo es muy bien visto y valorado por los romaneses, porque ellos realizan las labores de vigilancia y protección. 

Francisco Reyes, un ciudadano que con frecuencia acude al parque Duarte, ubicado en San Pedro en Macorís, exterioriza que las alcaldías deben de dar mayor apoyo a ese personal, que podría inclusive ser integrado en labores de patrullaje y así apoyar el trabajo de la Policía Nacional.