Construcciones cerca de tendidos eléctricos de alta tensión ocasionan muertes en La Romana 

0
20

LA ROMANA. La cercanía de edificios y tendidos eléctricos de alta tensión en esta provincia han ocasionado la muerte de personas que realizaban una actividad laboral, como pintura y mantenimiento externo en edificaciones, quienes al hacer contacto con los alambres han caído fulminados. 

El médico legista Benito Kelly confirmó que este año se han producido al menos 3 fallecimientos a causa de electrocución, al hacer contacto con tendidos eléctricos de alta tensión. Refirió que los mismos recibieron descargas eléctricas entre 2,400 y 7,400 voltios, lo que dejó a las víctimas totalmente calcinadas en todo su interior. 

El caso más reciente ocurrió este mes de junio, en la urbanización Romana del Oeste, cuando el pintor José Luis Emilio Cuevas Pimentel, de 54 años, perdió la vida en labores propias de su oficio. Este hombre murió luego de que el palo de aluminio que usaba para pintar un edificio de cuatro niveles hizo contacto con un cable eléctrico de al menos 2,400 voltios. 

Al ser consultado sobre esta situación, el ingeniero civil Eduardo Fhipps explicó que la ley los obliga a dejar un metro de distancia para las aceras, por lo que una construcción de uno o dos niveles no tendría problema de este tipo. Señala que al construir tres o más niveles el metro dejado al inicio de la construcción no es suficiente, lo que produce ese acercamiento con los alambres de alta tensión. 

Agrega que en el ámbito de la construcción hay muchos llamados “maestros” que al momento de iniciar un proyecto no prevén esa situación. Recomienda que se legisle para que los nuevos proyectos dejen para aceras entre 1.50 y 2 metros, y así evitar esa problemática. Fhipps propone que se pase al modelo moderno, que consiste en la colocación de cables de distribución eléctrica soterrados. 

En ese sentido, Michel Ferreira, encargado de Planeamiento Urbano de la Alcaldía de La Romana, manifestó que en muchos casos se colocan los postes para el tendido eléctrico muy adentro de las aceras, y esto provoca el acercamiento de los cables eléctricos. 

“No es que sea un asunto de falta de supervisión, estamos haciendo el trabajo. No es que nosotros no hayamos dejado los linderos establecidos, por- que tomamos los linderos de un metro en el suelo, no en el aire, y dependiendo el tipo de construcción si es una zona comercial, turística, residencial, van desde un metro hasta 1.50 en las aceras”, externó Ferreira.