domingo, junio 16, 2024
InicioDeportesLa suiza Kambundji devuelve a Europa el título de...

La suiza Kambundji devuelve a Europa el título de velocidad pura

SUIZA. Mujinga Kambundji, una atleta suiza de ascendencia congoleña, devolvió a Europa el título mundial de velocidad pura en pista cubierta al ganar inopinadamente la final de 60 metros con un crono de 6.96, mejor marca mundial del año y cuarta de todos los tiempos, mientras que la gran favorita, la polaca Ewa Swoboda, se quedó fuera del podio.

Corriendo por la calle exterior derecha, aparentemente alejada de la refriega principal, Kambundji, que partía con un récord personal de 7.03, se colgó, al fin, su primera medalla de oro en alta competición, después de haber ganado el bronce en la edición anterior, Birmingham 2018, y el mismo metal al aire libre en Doha.

La velocista suiza, abanderada del equipo suizo en los Juegos de Tokio, batió por tres centésimas a la estadounidense Mikiah Brisco (6.99) y por detrás se clasificaron cuatro atletas en el breve lapso de 8 milésimas. El bronce fue para otra estadounidense, Marybeth Sant-Price con el mismo registro (7.04) que Swoboda y las jamaicanas Shericka Jackson y Briana Williams.

Hacía 23 años que una atleta europea no ganaba el título mundial de 60 lisos, desde que la griega Ekaterina Thanou venció en Maebashi 1999.

La primera jornada de los Mundiales en sala prolongó el momento dulce del griego Miltiadis Tentoglou, de 23 años, que conquistó el título de longitud con la sexta mejor marca de la historia (8,55), a un solo centímetro del español Yago Lamela, sólo cinco meses después de proclamarse campeón olímpico en Tokio 2020.

Campeón olímpico y mundial, de Europa en pista cubierta y subcampeón mundial sub-18 en 2016, el saltador de Grevena prolongó en el Stark Arena su momento dulce y con su primer salto válido, el segundo (8,55), dejó el concurso visto para sentencia.

El sueco Thobias Montler, dos veces campeón de Europa bajo techo y séptimo en la final olímpica de Tokio 2020, logró la medalla de plata con un salto de 8,38, por delante del estadounidense Marquis Dendy (8,27), campeón en 2016, en una final con doble presencia hispana. El uruguayp Emiliano Lasa fue sexto con 7,99 y el peruano -residente en España- José Mandros Martínez, campeón sudamericano, que fue décimo con 7,81.

La final femenina directa de 3.000 metros, con 20 atletas en pista, regaló a Etiopía su noveno título en las diez últimas ediciones del torneo. Con tres representantes, el equipo etíope controló la carrera pero sin precipitar la ruptura.

A tres vueltas del final las tres etíopes iban en cabeza, pero con mucha gente en el paquete. Sólo en el último giro lograron un corte importante, yéndose con la estadounidense Elinor Purrier St. Pierre, que arruinó la opción de doblete etíope.

Venció Lemlem Hailu con 8:41.82 y la norteamericana, segunda con 8:42.04, evitó el doblete etíope. Ejgayehu Taye fue tercera con 8:42.23, en tanto que la española Marta Pérez, que por la mañana había corrido las series de 1.500, terminó decimoséptima y penúltima con 8:51.81.

La portuguesa Auriol Dongmo ratificó su hegemonía mundial en el peso con un lanzamiento de 20,43 en respuesta al de 20,21 que unos minutos antes, en la quinta ronda, había hecho la estadounidense Chase Ealey.

La holandesa Jessica Schilder se colgó el bronce con 19,48 en una final con siete lanzadoras por encima de los 19 metros, el mayor nivel alcanzado en una final de pista cubierta.