jueves, junio 20, 2024
InicioColaboracionesHablemos de fitness

Hablemos de fitness

Triunfa en el gimnasio

(Mónica Aybar/Especial para El Tiempo) ¡Llegó el día! Por fin pudiste inscribirte en el gym que tanto querías. Estás feliz porque vas lograr tu objetivo más rápido. Te dijeron que no estarás solo(a) y que tendrás a alguien que te ayudará con las máquinas y las rutinas. ¡Genial!

Esa es la idea que nos hacemos todos cuando vamos a empezar el gym. Que tendremos a alguien que nos va a enseñar. Pero… lamento informarte que no es tan fácil como lo pintan. Por eso, he querido en este artículo darte algunos tips para cuando vayas a inscribirte a un gimnasio o reinscribirte, si alguna vez fuiste y abandonaste. 

Infórmate bien de los servicios que incluye el plan que has pagado. Cada plan es diferente. Por eso tienen precios distintos. 

Prepara tu cuerpo. Por lo menos un mes antes empieza a alimentarte más saludable. Haz algún detox. Empieza a dormir bien.

Empieza a ver videos de ejercicios. No vayas con la mente en blanco. Empieza a seguir influencers del mundo del fitness. Practica en casa los ejercicios más básicos como sentadilla, peso muerto, planchas abdominales, etc. Esto con la finalidad de que te vayas acostumbrando al estrés muscular. 

No vayas con la idea de que te van a estar observando. En un gimnasio todo el mundo está concentrado en lo suyo. Destierra esa idea de que se burlarán o se te quedarán viendo por tu físico o por ser principiante. Todo avanzado fue novato algún día. 

Desde que llegues al gym concéntrate en tu rutina. Si sabes que te estarán escribiendo y no es una emergencia, deja el celular aparte. Mantente enfocado (a). 

Ve con la mente puesta para aprender a entrenar, no para que te ayuden siempre. Los entrenadores no te darán asistencia para siempre, a menos que pagues por ello. Aprovecha y aprende. 

Por último, pero no menos importante, ten buena actitud. Ve por tu cambio con la mente positiva y presto a obedecer los ejercicios sin pereza. Que te sientas orgulloso (a) al final del día. Y no lo olvides: el dolor será pasajero, pero los resultados serán para siempre. ¡Ve por tu mejor versión! ¡Date prioridad!