Medicosas: bruxismo

0
4

Es un trastorno que se pone de manifiesto de manera inconsciente convirtiéndose en un hábito (el rechinar, crujir, apretar los dientes), pudiendo producir molestias en diferentes partes de la cabeza. No tiene predilección por edad, sexo o raza, aunque es más frecuente entre los 15 a 25 años.

Puede ocurrir mientras está despierto (bruxismo diurno) o durante el período de sueño (bruxismo nocturno), este último puede estar relacionado en personas con trastornos del sueño: como roncar, hacer pausas en la respiración (apnea del sueño) mientras duermes.

De acuerdo a la intensidad y frecuencia con la que se efectúe puede ser leve y no requerir tratamiento. En casos muy intensos puede producir trastornos en los movimientos de la mandíbula, daños en los dientes, etc., en caso de padecerlo debe visitar un odontólogo (dentista).

Las señales de estarlo padeciendo pueden ser: 

  • Rechinar o apretar los dientes, 
  • Presencia de dientes aplanados 
  • Esmaltes desgatados, 
  • Músculos de la mandíbula rígidos, 

Puede estar asociado a estados de estrés, en niños pequeños (suele desaparecer), tipo de personalidad: agresivos, hiperactivos, el uso de ciertos medicamentos, pueden ser hereditarios, no causa complicaciones, pero el intenso puede producir molestias de diferente magnitud como: dolor de cuello, de cabeza, molestias al masticar. 

“Para una mejor salud bucal, visite su dentista”.