Caída del dólar, ¿positiva o negativa?

0
35

VERÓN.- PUNTA CANA. En los últimos días, el tipo de cambio del dólar respecto al peso dominicano ha venido descendiendo, y esto genera una apreciación significativa de nuestra moneda local. De este comportamiento se derivan dos preguntas importantes: ¿Qué tanto le conviene a nuestra economía una disminución de la tasa de cambio? Y ¿Cuáles son los principales factores que determinan esa tasa? Respondamos la primera pregunta. A toda economía le es favorable apreciar su moneda local, siempre y cuando esto no se convierta en un elemento de desincentivo a la inversión extranjera, y no desacelere la economía en términos de consumo, sobre todo en nuestro país, que las remesas son un elemento importante de nuestro PIB.

El tipo de cambio también determina el nivel de gasto del Estado dominicano, que coloca en los mercados internacionales deuda en dólares para realizar gastos en pesos. De hecho, el tipo de cambio del presupuesto del Estado suele ser establecido en una tasa mayor al promedio del último año de referencia; la tasa para el 2021 es de 62.3 pesos por cada dólar. En junio 2020, en medio del efecto de la pandemia por la covid-19, el dólar se disparó al 58.25 luego de estar cotizando la venta en mayo 2020 al 57.05, luego siguió un crecimiento llegando a tener su cotización más alta en agosto y octubre del 2020, en 58.46.

Una vez alcanzado este nivel, las autoridades monetarias reaccionan y adoptan medidas de políticas monetarias tendentes a frenar esa escalada, la cual amenazaba con llevar el tipo de cambio a 60 por 1, de seguir ese comportamiento. Un año después, el dólar está cotizando la venta 56.64 al 28 de octubre 2021, fuente banco central. Respecto a la segunda pregunta formulada al inicio de este análisis, entre los principales factores que nos han favorecido para experimentar un relativo descenso del tipo de cambio dólar estadounidense, debemos destacar los siguientes: -Alto endeudamiento en dólares. El Estado dominicano ha realizado emisiones importantes de deuda pública en los mercados internacionales, permitiéndole inyectar una cantidad importante de divisas a nuestro mercado y aumentado la reserva en dólares del Banco Central. Respecto a septiembre 2020, el crecimiento en las reservas internacionales presenta un crecimiento de 22.5% a septiembre 2021. Las reservas internacionales lograron US$12,932.4 millones en septiembre, equivalente a 7.4 meses de importaciones y a 14.1 % del PIB.

-Crecimiento de las remesas. Este es un año histórico en ese reglón. Las remesas familiares provenientes del extranjero alcanzaron su crecimiento acumulado más alto al mes de septiembre del 2021. Ya a esta fecha hemos superado el monto total para los años 2018 y 2019, y se proyecta que para el cierre a octubre se supere el total remesado en el 2020, el cual representaba el monto más alto de la historia. -Crecimiento del turismo.

Es relevante que los ingresos por turismo se ubicaron en US$3,826.2 millones, 90.2 % por encima del registro de enero-septiembre de 2020. Asimismo, durante los primeros nueve meses del año, las remesas alcanzaron US$7,861.3 millones, 34.4 % más que en enero-septiembre de 2020 y 48.5 % por encima de igual periodo de 2019. -El déficit de balance comercial, el cual se ha reducido a septiembre 2021 producto de un crecimiento importante de nuestras exportaciones. De igual manera, las exportaciones totales ascendieron a US$9,199.1 millones en enero-septiembre, creciendo 23.3 % con respecto a igual periodo de 2020 y 11.1 % en relación con 2019.

Dentro de las exportaciones nacionales se destacan las mineras, que crecieron 17.3 % interanual impulsadas por el ferroníquel (75.0 %) y el oro (6.3 %). Las exportaciones de zonas francas alcanzaron US$5,315.5 millones para una expansión interanual de 25.1 %. Otro elemento a destacar que aporta una cantidad importante de divisas es la inversión extranjera directa, la cual asciende a US$2,337.3 millones, cifra que proyecta superar al cierre de año lo recibido en el 2020 US$2,554.3.

Cifras preliminares de la balanza de pagos indican que el déficit de cuenta corriente fue de US$1,743.3 millones en enero-septiembre de 2021, como resultado de un aumento de la factura petrolera de US$1,437.0 millones y de un crecimiento superior a 34.0 % de las importaciones no petroleras, se espera que el déficit de cuenta corriente se sitúe por debajo de 2.0 % del PIB para el cierre del presente año. Ese déficit estaría financiado 1.6 veces por la inversión extranjera directa, que se estima superaría los US$3,000 millones en 2021