Alzas en factura eléctrica impactarán más a los hogares y pequeños negocios

0
93

HIGÜEY. Con el desmonte escalonado del subsidio a la factura eléctrica, dispuesto por el Gobierno desde el pasado lunes, los micros, pequeños y medianos empresarios, así como también las clases baja y media, quienes son las que consumen menos de 700 kilovatios hora al mes, serían los más afectados. 

En ese contexto, el especialista en finanzas, Fellito José, explicó que la medida afectaría a la población, porque las facturas del servicio eléctrico aumentarán, provocando a su vez que la producción y distribución general eleven sus costos, teniendo impacto en la canasta familiar. 

Sin embargo, adelantó que el Gobierno debería reenfocar los beneficios económicos que traerá consigo el desmonte. “Reenfocar en otros proyectos de inversión pública, como la reestructuración de la red eléctrica, la compra de postes de electricidad, extendido eléctrico, transformadores, contadores y contratación de los jóvenes de barrios que han estudiado electricidad para sean los desarrolladores de proyectos eléctricos comunitarios”, analizó José. 

GOLPE A PEQUEÑAS Y MEDIANAS EMPRESAS 

Fellito José

El financista Fellito José especificó que el desmonte escalonado consiste en un proceso por etapa, donde se irá reduciendo el beneficio que tienen algunos consumidores, especialmente las grandes empresas. “Es bueno aclarar que hay muchas organizaciones y empresas millonarias, que son las que se benefician del subsidio que tienen las facturas eléctricas y el combustible”, agregó José. 

Al referirse al efecto que tendría ese desmonte en las MiPymes (pequeñas y medianas empresas), dijo que se verán afectadas dependiendo de sus actividades comerciales. “En Villa Panti, en La Romana, está compuesto por micro, pequeñas y medianas empresas. Hay muchas de ellas que tienen sus talleres textiles, que si viene un aumento de la factura eléctrica les afectaría, porque las máquinas consumen; afectaría las operaciones y aumentarán los gastos fijos de la empresa”, puntualizó el especialista. 

Aclaró que el desmonte no es una solución al déficit que sufren las empresas generadoras y distribuidoras del servicio eléctrico, porque a su entender la decisión es sinónimo de aumento a las facturas de electricidad. Señaló que una posible solución es la inversión real para organizar los barrios y las empresas, para que haya un servicio eléctrico establece y con contadores 

RECHAZO ROTUNDO 

El anuncio del aumento al desmonte escalonado del subsidio a la factura eléctrica no ha sido bien recibido por la población.

Los comerciantes de pequeñas y medianas empresas, dirigentes comunitarios y dirigentes políticos en la región Este, consideraron que el Gobierno debió buscar otras alternativas equitativas para no “cargar a la clase más desposeída del país”. 

EN EL SEIBO 

En esta provincia, los usuarios del servicio eléctrico público rechazaron el desmonte escalonado, y a su vez consideraron que la misma es “una reforma fiscal disfrazada”. 

Dionisio Valera, agrupado en los medianos empresarios de El Seibo, con un negocio dedicado a la venta de productos de la canasta básica, dijo que la medida perjudica por igual tanto a comerciantes como a consumidores, por motivo de que indirectamente todos los productos registrarán aumentos de precio. 

El comerciante aseguró, en ese orden, que las empresas y los negocios se verán en la obligación de aumentar los artículos que ofertan, y probablemente haya dificultades para conseguirlos. 

Amaurys Jiménez, miembro activo del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), calificó la medida de improvisada. “Al ver que casi se desborda la ciudadanía, decidieron no aplicar impuestos, pero sí agravar la canasta básica con un impuesto de manera impositiva, pero sin violencia económica”, puntualizó Jiménez. 

HATO MAYOR 

Los pequeños comerciantes de esta provincia pronosticaron que el incremento en las facturas de electricidad los llevaría a la quiebra. Yadira Santana, dueña de un colmado, señaló que ella “está cansada” de pagar 12 mil pesos de alquiler de local y entre siete y ocho mil de energía eléctrica. 

“Imagínate que la luz la suban, uno que está en nada y no está vendiendo nada”, argumentó Santana, quien refirió que la energía eléctrica “se va todos los días”. Expresó que por la situación económica actual a las personas no les alcanza “ni para comer”. Agregó que “hoy he pasado el día entero trabajando, desde la 7:00 de la mañana, y tú puedes entrar aquí a ver si yo tengo dinero. Imagínate que suban la luz ¿Cómo uno se va a hacer?”. 

SAN PEDRO DE MACORÍS

El caso de San Pedro de Macorís es similar al de las demás provincias, ya que varios sectores la calificaron la medida de “mal gusto”. Ramón de los Santos, empleado en el área de Zona Franca de esta ciudad calificó como un abuso disponer un nuevo aumento en la tarifa de la energía, ya que en meses pasados se han producido alzas en la factura de la energía eléctrica, aunque no haya sido anunciado por el Gobierno. 

Alcibíades Tavarez, economista y propietario de un centro de venta de materiales para la construcción, pidió a las autoridades posponer esa decisión, bajo el argumento de que la medida afectará a los consumidores. “La situación se está poniendo cada día más difícil para nosotros, porque esos aumentos endurecen el costo de la vida “, agregó Valerio Reinoso, conductor de un camión de venta de agua. 

LA ROMANA 

En ese mismo orden, en La Romana, Menegilda Arache, ama de casa y dueña de una MiPymes de tapicería, ubicada en su casa, explicó que el subsidio eléctrico le ayuda a pagar menos, pero que si lo quitan le afectará. 

Luis Alberto Pérez, dirigente comunitario en La Romana, expresó que el desmonte del subsidio eléctrico tendría consecuencia en la economía nacional. “Todos los productos de primera necesidad van a aumentar porque inmediatamente a un comercio se le aumenta el pago a la tarifa eléctrica, ese costo se le va a aplicar al consumidor final”, dijo Pérez. 

HIGÜEY 

Comercio en la Avenida Vetilio Alfau Durán, en Higüey.

De su lado, el presidente de la Federación de Asociación de Juntas de Vecinos de Higüey, Julio César Cedano, calificó de baja la decisión del Gobierno y aseguró que el Estado puede implementar otras medidas. “El Gobierno debería quitar muchas de las publicidades que solo benefician a todos esos ricos y aplicar esas recaudaciones al subsidio para que la clase media y baja tengan beneficios”, indicó Cedano. 

Denunció que tiene quejas de que en el Municipio de Higüey hay alta facturación y las brigadas de la Empresa Distribuidora de Electricidad del Este (EDE Este) no están leyendo los contadores, sino que lo promedian, por lo que buscará la manera de presentar las quejas a Andrés Astacio, vicepresidente ejecutivo de las Empresas Distribuidoras de Electricidad y secretario del Consejo Unificado de las Empresas Distribuidoras de Electricidad.