Abandono del muelle público de La Romana deja pérdidas económicas a los sectores pesquero y turístico

0
70

LA ROMANA. (Limber Ramírez/Especial para El Tiempo) Si el tiempo retrocediera hasta 100 años atrás se pudiera apreciar el esplendor del muelle público de esta ciudad, una obra emblemática en su tiempo, debido a la importancia comercial que en ese entonces representaba para el desarrollo económico, no solo de La Romana, sino para otras provincias del Este del país. 

Su aspecto hoy es como de un pedazo de calzada o acera rota y quebrada, esto así en las pocas áreas que aún quedan con concreto. También se observan desechos sólidos en su entorno, sin que alguna autoridad de La Romana o del Estado se interese en su rescate. Justo al lado está la Arma- da de República Dominicana, que tiene que atracar su pequeño bote en el muelle privado de una empresa azucarera. 

LOS MÁS AFECTADOS 

Ramón Ramírez (El Pinto), expresidente de la Asociación de Pescadores de río Salado, expresa que ese muelle es de suma importancia para ellos y su comunidad, porque si estuviera en óptimas condiciones pudieran utilizarlo para la pesca y la transportación de mercancías y turistas hacia las Islas Catalina y Saona. Dice que como está casi destruido, esto le impide que las lanchas, barcos y catamaranes puedan atracar en él, lo que representa pérdidas económicas para los pescadores y empresas que viven del turismo. 

“Necesitamos más apoyo para lo que vivimos de la pesca. Este es un sector de pescadores y una fábrica de capitanes de lanchas y barcos. Queremos que Medio Ambiente y otras autoridades nos resuelvan”, precisó Ramírez. 

A ese clamor se unen otros pescadores de río Salado, quienes sostienen que las condiciones que presenta el muelle son muy peligrosas y que en cualquier momento puede colapsar, debido a que después del paso del ciclón Olga, en el año 2007, los daños al muelle fueron muy fuertes. 

También revelaron que en varias ocasiones han medido la estructura, pero no se ha hecho nada al respecto. “Eso lo han medido y han colocado los puntos, incluso lo midieron con la altura que tiene aquel, (el del Central Romana Corporation) y hay intenciones de que esa empresa se quede con el muelle y lo privatice o se quede administrándolo, pero no sé qué pasó, eso se ha quedado así. Nosotros estamos esperando a ver qué pasa”, dijeron los pescadores. 

En ese mismo orden, un capitán de lancha informó que para ellos realizar las excursiones a Isla Catalina o Saona tienen que embarcar a los turistas en el muelle privado que está enfrente y pagar por su uso, porque por el muelle público no se puede atracar ninguna embarcación de forma segura debido a que está destruido. 

Agregó que de hacer esos procesos corren el riesgo de dañar la embarcación o de lesionar a una persona durante su abordaje. Hizo un llamado para que las autoridades correspondientes acudan y construyan un muelle nuevo.