A 16 años del incendio en la cárcel de Higüey donde murieron 136 reclusos

MÁS LEÍDOS

HIGÜEY. La cárcel preventiva, ubicada en la calle Colón en el municipio de Higüey, provincia La Altagracia, fue el escenario de la peor tragedia carcelaria ocurrida en el país. Allí perdieron la vida 136 hombres en un voraz incendio cuyas causas reales se quedaron en el laberinto de una investigación inconclusa. El hecho ocurrió el seis de marzo del 2005 y este sábado se cumplen 16 años de aquel fatídico día.

De esos 136 reclusos que fueron calcinados, nunca se dio a conocer la cantidad exacta de los cuerpos identificados, porque los entraron en fundas grandes transparentes, los subieron a un camión, y luego fueron enterrados en una fosa común. Así lo narra Wascar Medina (nombre ficticio), quien se encontraba en aquel lugar el día del suceso.

Medina dice que ese ha sido el día más negro para la provincia La Altagracia, que se le quedó grabado en la mente, y que aún recuerda los gritos de los presos pidiendo “auxilio, no me dejen morir; no me quiero quemar vivo”. Manifestó que ver la angustia de las personas fue frustrante, al grado que tuvo pesadillas por el episodio durante días.

Medina reveló, con los ojos aguados que los candados nunca quisieron abrir, que los policías que estaban de servicio hicieron hasta lo imposible, pero que los reos que, supuestamente, se disputaban el control del recinto taparon las cerraduras.

Comentó que en esa cárcel preventiva había, aproximadamente, 768 reclusos al momento del incendio, pese a que su capacidad era solo para 150 a 200 personas. Reveló que alrededor de siete presos saldrían libres al día siguiente, y solo esperaban el proceso de la Fiscalía para hacerlo. También estaban allí otros privados de libertad que no tenían ni dos días de haber sido detenidos.

DOLOR A FLOR DE PIEL

Medina explicó que todo el centro penitenciario estaba rodeado de personas, en su mayoría familiares de los reclusos investigando sobre su paradero. Pero de toda la gente con las que habló y escuchó, le impactó la situación de una señora muy mayor, que jamás supo de su hijo, pues este no fue nunca identificado.

“A esa señora solo le faltó arrodillarse donde quiera que se dirigía para que le dieran información de su hijo. De éste nada se supo; nunca apareció”, contó Medina. Al darse a conocer la noticia, familiares de los presos comenzaron a llegar a Higüey. El dolor destrozaba a los parientes de los reclusos. Muchos iban al hospital local a ver si conseguían alguna noticia de su pariente, otros iban a los centros de internet de los alrededores de la cárcel, donde supuestamente se estaba vendiendo una lista de víctimas.

El testigo de estos acontecimientos dijo lamentar que la situación de la cárcel preventiva de Higüey y del resto del país no haya variado a pesar de haberse vivido, en ese lugar, la tragedia más grande en el plano carcelario de la nación dominicana.

¿QUÉ OCURRIÓ?

Los incidentes que provocaron la muerte de cientos de reos, se iniciaron alrededor de las 11:00 de la noche del domingo 6 de marzo del 2005, cuando dos bandos se enfrentaron a balazos y machetazos por el control del pabellón conocido como Vietnam. Pocas horas después, los dos bandos volvieron a reiniciar los enfrentamientos, lo que degeneró en un incendio que duró varias horas. Esta información la confirmó el general Juan Ramón de la Cruz Martínez, entonces director de Prisiones.

De la Cruz dijo que el incidente de violencia comenzó cuando el recluso José Manuel Hernández Mota hirió de bala a un integrante de una pandilla rival esa noche del domingo, y docenas de prisioneros comenzaron a pelear para determinar cuál de las dos pandillas tomaría el control de los confinados. “La pelea fue controlada por los guardias, pero a eso de las 12:30 de la madrugada, varios prisioneros iniciaron un motín, incendiando las almohadas y sábanas en sus celdas”, dijo el general Simón Díaz, vocero de la Policía Nacional (PN) en ese tiempo.

Se recuerda que en el siniestro también perdieron la vida dos puertorriqueños que estaban implicados en el tráfico de 70.5 kilos de cocaína, y dos de los implicados en la violación de menores en el albergue la Ciudad del Niño San Francisco de Asís, de San Rafael de Yuma. Los dos boricuas muertos en el incendio fueron identificados como Edwin Adams Cotto y Harold Livi III, mientras que los acusados de violación de los menores, que también perecieron, fueron Eliseo Colón y Joel Pérez José.

SITUACIÓN ACTUAL DE LA CÁRCEL PREVENTIVA

Pese a ese siniestro, la situación actual de la cárcel no ha cambiado mucho. Manuel Herrera Peña (Quique), encargado penitenciario provincial de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, dijo que es lamentable como están viviendo esos presos preventivos.

Explicó que en realidad no es una cárcel preventiva lo que hay ahí, esto porque los presos preventivos lo que duran detenidos son unas 48 horas antes de ser sometidos y quienes están ahí se pasan años en ese lugar. “Estos no tienen prácticamente ninguna condición humana, estos no tienen ninguna comodidad, están sin alimentos, sin agua”, apuntó.

Herrera aseveró que el negocio que hay ahora en ese recinto da lástima. Refirió que usan la miseria humana para extorsionar a las familias de los que están allí y el que no da dinero o no paga “un peaje”, es maltratado. En el lugar que funciona la actual preventiva los presos permanecen en situación de hacinamiento, tal y como estaban en el momento de la tragedia. Hace unos años en Higüey se construyó el Centro de Corrección y Rehabilitación (CCR), en el sector Anamuya.

Según detalló Herrera allí la situación es muy diferente, pues en este centro penitenciario del nuevo modelo, se pueden rehabilitar los internos. Según señaló allí se les da clases, desde primero de Básica hasta Secundaria. Herrera también comentó que, además de otras acciones que les permiten rehabilitarse, ese un lugar muy diferente a lo que se vivía hace 15 años en esa cárcel pública.

SOLICITUD DE CONSTRUCCIÓN DE LA CÁRCEL

El diputado por la provincia La Altagracia, Juan Julio Campos, dijo que sometieron recientemente en su calidad de representante de esta demarcación un proyecto de resolución solicitando al presidente de la República, Luis Abinader, ordenar la construcción de una nueva cárcel preventiva para Higüey, una cárcel para mujeres y un centro de reinserción para menores.

Campos comentó que en Higüey no hay cárceles para mujeres, y que cuando las mujeres cometen un delito hay que mantenerlas en prisión en otros lugares, lo que se traduce en asuntos económicos e incomodidad para sus familiares, y lo mismo pasa con los jóvenes.

El diputado explicó la cárcel preventiva de esta comunidad es el dolor de cabeza de los higüeyanos, y aunque está custodiada por la Policía Nacional allí se han asesinado varios reclusos. En esa tesitura, la gobernadora provincial, Martina Pepen, solicitó a través de una correspondencia al Ministerio de Agricultura la donación de 15, 000 metros cuadrados de terrenos ubicados en Anamuya para construcción de la cárcel preventiva de Higüey.

- Advertisement -

MÁS NOTICIAS

- Advertisement -

ÚLTIMAS NOTICIAS