- Publicidad -
jueves, diciembre 8, 2022

Enfermos mentales ¿A quién le importa?

las más vistas

Jesús Sánchez
Jesús Sánchez
Egresado de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Central del Este (UCE) en San Pedro de Macorís en el año 2001, ha trabajado en medios radiales en la conducción de programas de opinión, así como en el área de Relaciones Públicas Institucional. Locutor Profesional Egresado de la Escuela Nacional de Locución, profesor Otto Rivera en el año 1995. Ha realizado diversos diplomados como: Periodismo Económico, impartido por el Banco Central de la República Dominicana, Comunicación y Derecho Constitucional, con el aval del Tribunal Constitucional, El Colegio Dominicano de Periodistas y la Universidad Autónoma de Santo Domingo, Periodismo Ético, a través del Ministerio de Educación Superior, Ministerio de Economía, Universidad Autónoma de Santo Domingo y Colegio de Periodistas. Miembro del Sindicato Nacional de trabajadores, Círculo de Locutores, Colegio Dominicano de Periodistas, del cual fue su Secretario General de la seccional de San Pedro de Macorís, Asociación de Cronista Deportivo y Círculo de Periodistas de la Salud (CIPESA). Es Facilitador del Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional (INFOTEP) además cuenta con Habilitación Docente en la Universidad Central del Este.

SAN PEDRO DE MACORÍS. La situación para las personas que padecen enfermedades mentales en la provincia de San Pedro de Macorís, sigue siendo crítica. Esto, a pesar de que en el año 2016 el Ministerio de Salud Pública emitió una resolución que disponía la creación de las unidades de intervención en crisis en cada hospital regional, y que ofrecería asistencia integral con salas para internamientos para aquellos pacientes que lo ameriten.

El hospital Antonio Musa, que tiene la categoría de referencia regional, hasta la fecha no ha podido ofrecer esas atenciones, debido al proceso de remodelación que se ejecuta allí. Esto se convierte en un inconveniente para familiares de esos enfermos, ya que se ven en la obligación de gestionar sus traslados hacia Santo Domingo, quienes tienen esas posibilidades.

Se dan casos en que muchos optan por abandonar a su suerte a estas personas que padecen trastornos mentales, incrementándose así la presencia de estos en las calles y plazas públicas de la ciudad. Vicente Santana, médico siquiatra, quien dirige el departamento de Salud Mental del hospital Antonio Musa, expresó que el centro está intervenido y que al finalizar, y el hospital sea entregado a la población, se espera que comience a funcionar el área de intervención en crisis para pacientes mentales.

Dijo que esa unidad dispondrá de unas 8 a 10 camas, por lo que sostuvo que en la actualidad solo ofrecen las atenciones de forma ambulatoria. “Los pacientes que requieren de internamiento nosotros hacemos las gestiones para su referimiento. Entonces, a través de un grupo de whatsApp nos comunicamos, y si hay camas disponibles lo enviamos”, sostuvo el galeno.

Dijo además que en un mes desde esta provincia se refieren entre 5 y 7 pacientes, situación que ocurre también en las demás provincias que componen la región Este, ya que en ningún hospital de esta parte del país existen unidades de intervención en crisis que dispongan salas de internamientos, para las personas que padecen trastornos mentales.

CIFRAS PREOCUPANTES Según datos del departamento de Salud Mental del hospital Antonio Musa, cada mes allí acuden entre 200 a 250 personas que reciben asistencia ambulatoria en ese centro de salud, siendo los casos de trastornos de ansiedad, bipolaridad y depresión los de mayor demandas de consultas. En esta provincia existen unos cinco médicos psiquiatras que ofrecen las atenciones ambulatorias a los pacientes con problemas mentales.

En días pasados, la directora del Departamento de Salud Mental del Servicio Nacional de Salud, Francis Báez, se quejó del bajo presupuesto que se destina para tratar a las enfermedades mentales. Señaló que los recursos para esa área están por debajo del 1 por ciento de lo que se le asigna al sector Salud. Sostuvo que esta gestión está enfocada en mejorar esa situación, ya que la psiquiatría es para todas las personas, debido a que la salud mental va desde un trastorno de sueño hasta la esquizofrenia.

LOS VEN COMO ALGO COMÚN

En la ciudad de San Pedro de Macorís se ha convertido en algo normal ver en sus distintas vías a enajenados mentales caminar de un lado para otro, observándose en algunos casos niveles de agresividad de estas personas, los cuales se convierten en peligro para los residentes y visitantes, ya que en algunos casos se han producido agresiones a transeúntes y a propiedades.

Ante el drama que atraviesan esos seres humanos que viven desconectados de la realidad, varios ciudadanos realizan acciones altruistas que se encargan de llevar alimentos, vestimentas y de asearlos para aliviar un poco la cruda realidad que le ha tocado vivir. David Montes de Oca es uno de esos ciudadanos que a diario sale a recorrer las distintas plazas donde frecuentan los enajenados mentales, para llevarles alimentos y proporcionarles alguna pieza de vestir.

“Yo tengo un proyecto de apoyo a los enajenados mentales y estoy invitando a la ciudadanía a que se integren a ofrecerles ayuda a estas personas. Aquí le brindamos ayudas a estas personas, que debe hacerlo el Ministerio de Salud, pero no lo hacen, y por tal razón aquí estamos para suplir en la medida de las posibilidades”, manifestó Montes de Oca. Sostuvo que estas personas han sido olvidadas por los gobiernos, específicamente por las autoridades de Salud Pública, que deberían tener los planes de asistencia para quienes les ha tocado vivir esa cruda realidad.

“Los enfermos mentales son los principales excluidos, por lo que no podemos ser indiferentes ante esa situación”, indicó Montes de Oca. Dijo que la labor que realiza es completamente voluntaria, y que no recibe ningún tipo de ayuda de las autoridades sanitarias.

Sin embargo, destacó que tiene algunas personas que son sus aliadas, como es el caso de Delsa Japa, una psiquiatra que cada vez que acude a ella le da todas las facilidades, ya que esta especialista cuenta con un centro privado de asistencia a personas con enfermedades mentales. Montes de Oca sostuvo que en la actualidad está asistiendo a unos once enfermos mentales, ya que algunos se han trasladado de sus lugares fijos, por lo que a diario realiza el recorrido por los lugares que ya tiene identificado.

En el mes de marzo del presente año, la gobernadora de San Pedro de Macorís, Aracelis Villanueva, anunció la aprobación de unos fondos ascendentes a 1 millón 774 mil pesos para habilitar un área del hospital Sagrado Corazón de Jesús, que es regenteado por la Iglesia católica.

Ese lugar tiene los espacios apropiados para que pueda operar allí una unidad de salud mental, donde estas personas puedan recibir asistencia, pero hasta la fecha esta iniciativa no ha entrado en funcionamiento. Villanueva, al entregar los fondos, señaló entonces que estaba cumpliendo con una promesa que había hecho el presidente Luis Abinader con el obispo Santiago Rodríguez, quien le había solicitado los recursos para habilitar esa área del hospital y ponerla a disposición de la población más necesitada.

- Advertisement -

Artculos Relacionados

- Advertisement -

Ultimos Artículos

A %d blogueros les gusta esto: