Transporte urbano e interurbano adopta medidas para cumplir con Ley de Tránsito

Bávaro. El encargado de la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET) en la zona turística, coronel Minoru Matsunaga, destacó que el transporte urbano e interurbano se ha ido adaptando a lo dispuesto en la Ley de Movilidad, Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial, promulgada el pasado mes de febrero.

“Permanentemente estamos fiscalizando que no lleven pasajeros de pie y que la velocidad sea moderada. Para ello, nuestros agentes están en constante monitoreo en el radio de acción de la zona turística para dar fiel cumplimiento a este texto legal”, aseguró.

Indicó que uno de los aspectos más importante de esta ley es la seguridad tanto de los conductores como de los pasajeros del transporte público. Manifestó que además fiscalizan el uso del cinturón de seguridad, el respeto de las paradas y la vigencia de la licencia de conducir, entre otros documentos, para garantizar el resguardo de todos en las vías.

Igualmente, Matsunaga precisó que están en permanente monitoreo de los motoconchos en todo el distrito turístico, en aras de evaluar el uso del casco protector, la velocidad permitida y el exceso del número de personas permitidas en el motor.

Conductores de la ruta urbana Verón expresaron que desde hace varias semanas no permiten el traslado de pasajeros de pie, así como en los bordes de la puerta de entrada y salida que pongan en riesgo la seguridad de los pasajeros, además del respeto de las paradas ya fijadas.

“Tratamos de ir a una velocidad adecuada y nuestras unidades reciben el constante mantenimiento porque no podemos operar con fallas donde la vida de las personas corra peligro”, dijeron.

De igual forma, desde la semana pasada se conoció que el Sindicato de Transporte Bávaro-Punta Cana (Sitrabapu), prohibió el traslado de pasajeros de pie hacia Higüey y circulan a una velocidad establecida entre los 70 y 80 kilómetros por hora.

La Ley de Movilidad, Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial ordena que los conductores del trasporte de pasajeros urbano e interurbano estarán sujetos a exigencia de calidad y al estricto respeto de las normativas básicas del traslado de personas.