Toros del Este

Toros del Este pasan una travesía y se ponen en competición

LA ROMANA. Los Toros del Este, con su racha de 6 victorias, se puede considerar como un equipo de sorpresas en la actual temporada del otoño–invernal de la Liga Nacional de Béisbol, porque cuando más lejana veía su salida, de lo más bajo de la clasificación aprovecharon una buena racha para romper las cadenas que le ataban a la oscuridad del sótano.

Hace una semana, el conjunto de La Romana compartía el fondo de la clasificación con los Tigres del Licey, y además tenían que competir contra los Leones del Escogido, quienes se encontraban líderes en la tabla, pero la derrota contra los Toros les maldijo para ponerse en un quinto lugar, que no les es nada favorable.

Al cierre de esta edición, los Toros del Este están en cuarta posición para seguir subiendo en la clasificación, después de que su mánager, Pat Murphy, se marchó del país, dejando un equipo que no terminaba de compenetrarse con un paupérrimo .209 en el promedio de bateo y sin una sola victoria en siete partidos.

Aparentemente el venezolano Carlos Subero, su actual mánager interino leyó a tiempo el diagnóstico, debido a que corrigió los problemas en el relevo que dejó escapar seis triunfos, selló los escapes defensivos y los bates comenzaron a responder como se pensaba que sucedería a inicio de temporada.

“Hubo pánico con el inicio, pero todavía no duermo. Cuando crucemos al Round Robin, de ahí no voy a dormir hasta que pase a la final, y entonces no duermo hasta que ganemos la final, o sea que no hay sueño feliz hasta que se acabe la pelota”, dijo Stanley Javier, que asumió las riendas el torneo pasado como vicepresidente de Operaciones cuando el equipo iba con 3-12 y en lo adelante jugó para 21-14 quedando a un juego de la clasificación.

No obstante, la recha de seis victorias llegó a su fin cuando los Toros no pudieron ganarle a Las Águilas del Cibao, debido a que Zoilo Almonte conectó un doblete remolcador en la novena entrada que dejó tendidos en el terreno a los Toros del Este, con marcador de 2-1 en el Estadio Cibao.

Los del conjunto mamey con negro, aún no pueden cantar victoria porque, hasta el cierre de esta edición, aún faltan 15 partidos para que se termine la temporada regular y pueden suceder sorpresas, más con la irregularidad del actual otoño – invernal en que aparentemente los equipos no tienen una lucha por el liderato, sino de cómo no permanecer en el sótano.

Jean Garrido /[email protected]